El SEO es importante. El Copywriting también. Ambos ayudan a conseguir una buena cantidad de tráfico hacia tu sitio web. ¿Con qué te quedas? ¿Con el SEO o con el Copywriting? ¿Y si no tuvieras que elegir? ¡Aquí te muestro 15 consejos con los que conseguirás multiplicar tu tráfico mezclando SEO y Copywriting!

1. Usa Udemy para hacer tu contenido irresistible

google-adwords  udemy-course

Si quieres sacar provecho del SEO Copywriting, debes saber que tan importante es el contenido en sí mismo, como la estructura que utilizas. He visto a mucha gente que aporta contenidos geniales, con un buen estilo y con una buena ortografía (sí, hoy en día, hay que mencionar lo de la ortografía…), pero que no estructuran bien sus contenidos.
Una mala estructura no solo hace que visualmente el contenido no sea atractivo (y, por lo tanto, menos probable que se viralice), sino que, además, impide que el usuario comprenda al 100% lo que estás exponiendo, y, por último, complica la vida al robot de Google, que no termina de entender qué estás explicando.
Para resolver este problema, puedes recurrir a Udemy, una web que cuenta con una gigantesca cantidad de cursos online.
En primer lugar, para aplicar este truco, deberás acudir a Udemy e introducir la keyword de la temática sobre la que vayas a escribir. Por ejemplo, SEO. De esta forma, tendrás a la vista todos los cursos sobre SEO que hay en Udemy.
Lo próximo que debes hacer, es seleccionar aquel curso con más reviews y alumnos. Esto te indicará la calidad del curso y cuánto interés despierta entre la gente. No te interesa un curso con poca gente suscrita, porque, al fin y al cabo, la cantidad de gente que está dispuesta a pagar es una buena métrica para definir cuánto interés despierta la temática del curso.
Hasta ahora, Udemy te ha dado la información que necesitas para saber sobre qué escribir (que no es poco). Sin embargo… ¿Cómo estructurar el contenido? ¡También Udemy te resuelve esa duda!
Entra en la sección “curriculum” del curso, y allí podrás ver las clases de las que consta el curso. No tienes por qué copiarlo al cien por cien, puedes añadir cosas de tu cosecha o quitar aquellas que no te gusten. Sin embargo, con esta sencilla técnica, habrás encontrado un contenido potente, que interesa a la gente (hasta tal punto de que están dispuestos a pagar por él), y, además, tendrás una buena idea de cómo estructurarlo.
¡Ahora solo queda escribir!
Por cierto, para llevar al 100% esa técnica, recuerda que puedes realizar las búsquedas en Udemy en inglés (en inglés hay más cursos que en castellano), y tomar el tema y la estructura para crear tus contenidos en castellano.

2. Usa expresiones con pegamento

pegamento

Las expresiones con pegamento son ese tipo de expresiones que hacen que la gente se quede en tu sitio web. Y es que, como bien sabes, mientras más tiempo pase la gente en tu web, mejor. Mejor en términos generales, pero mejor, también, para el SEO.
Conseguir que la gente se quede un buen rato en un sitio web no es fácil, y hay muchas técnicas para lograrlo (añadir vídeos es la más típica, ya que si el usuario ve un vídeo de 1 minuto, pues has ganado un minuto de tiempo en la página). Sin embargo, yo quiero hacer hincapié en las expresiones con pegamento.
Las expresiones con pegamento (seguro que hay un nombre más acertado para esto, pero a mí no se me ocurre), son una técnica utilizada desde hace mucho tiempo, y que originalmente servía para que la gente leyera hasta el final las cartas de venta.
Hoy, puedes utilizarlas en tu web.
La mejor forma de aplicar estas expresiones con pegamento es localizar aquellos lugares donde la gente tendría tendencia a irse de tu web, y colocar ahí una expresión sencilla que haga que el usuario se quede leyendo.
Expresiones como “Oye, mira esto”, o “Seguro que ahora mismo estás pensando que…” y este tipo de frases cortas, que se leen casi sin querer, son expresiones con pegamento que hacen que el usuario, automáticamente, pase a leer el párrafo de debajo.
Es por ello que es conveniente utilizarlos en las zonas del contenido donde el usuario puede haberse cansado o aburrido, para tratar de reengancharle. De este modo, el tiempo en la página aumenta, y tus rankings en Google se disparan.
Algunas expresiones con pegamento pueden ser:
* Aquí está el truco:
* Ahora:
* ¿Dónde está el truco?
* Seguro que ahora estás pensando…
* Esto es sorprendente:
* Es mejor/peor que…
* Pero esta es la solución:
* ¿Quieres saber lo mejor?
Como ves, son expresiones muy sencillas, que se leen incluso sin prestar atención al 100%, y que causan curiosidad. Ahí está el truco, en tratar de atraer de nuevo al lector a tu contenido. Por supuesto, esas expresiones son típicas (aunque, créeme, funcionan), pero puedes utilizar las tuyas propias.

3. Aprovecha el Latent Semantic Indexing

lsi-keywords

¿Y esto que es?
El Latent Semantic Indexing es la forma que tiene Google de llamar a las expresiones relacionadas y los sinónimos, a fin de categorizar y ordenar mejor la información.
Para que te hagas una idea, cuando tú buscas “Bichos” en Google, éste debe diferenciar si te estás refiriendo a la película de Pixar o a los animalitos invertebrados y feos. ¿Cómo lo hace? Por los términos y los sinónimos que rodean a cada palabra clave en las webs.
Si ve que una página habla de “Bichos”, y, al lado, pone “Pixar”, Google identifica que esa web no habla de los bichos en general, sino que habla de la película en concreto. Sin embargo, si junto a la palabra “Bichos”, aparecen un montón de ejemplos como “Mariquitas”, “Escarabajos”, “Libélulas”, y, además, una explicación con palabras técnicas y científicas, Google asume que es una página que habla sobre los animalitos.
Aclarado qué es el LSI, hay que plantearse… ¿Cómo puedo beneficiarme de ello?
Salta a la vista que si utilizas los términos relacionados más adecuados, Google te identificará mejor y te posicionará por delante de aquellas otras webs que no tenga tan claro de qué están hablando. Así que, ahora que sabes lo que tienes que hacer, solo debes saber cómo hacerlo… ¡Y yo te lo voy a decir!
Acude a Google, y coloca tu palabra clave en la caja de búsqueda… Y busca.
En los resultados, verás que Google marca en negrita aquellas palabras que has utilizado. Sin embargo, también marca en negrita otras palabras clave que tú no has utilizado. Bien, esas son las palabras clave relacionadas. Utilízalas en tu artículo para que Google te posicione mejor (y por más keywords).

4. Crea tus propias keywords

keywords

Este punto es algo más difícil de lograr, pero si tienes la capacidad de brandear una keyword, te asegurarás una gran cantidad de tráfico.
La idea tras esto es muy sencilla: ¿Verdad que apareces el primero en Google por tu nombre de marca? Es una keyword como cualquier otra, pero que tú creaste, y, por lo tanto, pudiste posicionar antes que ninguna otra persona la conociera.
Sin embargo, ¿por qué no has seguido creando keywords?
Evidentemente, si creas la keyword “arosincapo” sin más, pues es poco probable que consigas algo. Pero supón que creas un eBook con una técnica muy buena para conseguir enlaces entrantes (por ejemplo), y a ese eBook lo llamas “La técnica Arosincapo: Consigue enlaces sin esfuerzo”.
Ahora lo que has hecho es bien distinto. Le has dado nombre a tu técnica. A poco que se viralice tu eBook (o tu infografía, o tu blogpost, o lo que sea), esa keyword empezará a tener sentido… ¡Y tú estarás en primera posición!
Si la técnica es realmente buena, la gente la comentará en los foros, en las redes sociales, etc. con los típicos mensajes de “Estoy probando la técnica Arosincapo pero esto no me queda claro”. Quien lea eso, dirá: “¿Y qué es la técnica Arosincapo?”, y la googleará.
Crear keywords es una forma sencilla de posicionar (aunque todo lo que gira en torno a la creación de dicha keyword suponga trabajo, como crear un ebook).
Por ello, cuando ofrezcas alguna técnica, una estrategia o cualquier otra cosa única, brandéala. Haz que sea tuya. Obtendrás un extra de visitas sin apenas esfuerzo.

5. Escribe como escribe la gente normal

escribir

Cojamos como ejemplo dos contenidos idénticos (bueno, no idénticos porque Panda nos arrollaría, pero ya me entiendes, muy parecidos) que hablen sobre cómo obtener más followers en Twitter.
Ahora, a uno le pondremos el título “Trucos para conseguir más followers en Twitter” y, al otro, “Trucos para conseguir más seguidores en Twitter”. Y, por supuesto, el primero hará más hincapié en la keyword “followers”, mientras que el segundo hará hincapié en la keyword “seguidores”.
Asumiendo que el contenido es idéntico, ¿cuál de los dos te permitirá obtener más tráfico?
Pues, lógicamente, aquél que mejor responda a la búsqueda del usuario. Si los usuarios en España utilizan más el término “seguidores” que “followers”, el segundo artículo posicionará mejor. Y si sucede al contrario, pues será el primero en que posicione en primer lugar.
Es por ello que tienes que escribir como escriben tus usuarios. Y ahora la cuestión es: ¿Y cómo sé cómo escriben mis usuarios?
Lo primero que te recomiendo es que escribas tu artículo como lo harías normalmente, para que te resulte más cómodo hacerlo y no tengas que estar pendiente de añadir o quitar tal o cual palabra.
Una vez lo hayas terminado, antes de darle a “Publicar”, utiliza la búsqueda avanzada de Google para buscar en foros (también puedes utilizar las redes sociales) acerca del contenido que estás generando.
Revisa unos cuantos posts, y, en primer lugar, comprueba qué palabras son las que más se utilizan en referencia al tema de tu post. Anota también algunas expresiones si ves que se repiten.
Ahora, comprueba en Google qué expresiones y palabras tienen más resultados. ¿Las palabras que tú estabas utilizando, o las que has encontrado en los foros?
En el caso de que las palabras que has encontrado en los foros sean las más utilizadas, cámbialas. Y si has encontrado expresiones que no estabas utilizando pero que también aparecen bastante en los foros y tienen muchos resultados de búsqueda en Google, hazles un hueco en tu artículo.
De ese modo, podrás conseguir unas cuantas visitas adicionales por long tails, y, además, Google tendrá en cuenta este punto en relación al LSI, del que hablábamos anteriormente.

6. Consigue más actividad social en todos los posts

actividad social

Muchas veces se explica cómo conseguir un post que consiga muchas acciones sociales. Pero… ¿Cómo conseguir más acciones sociales en TODOS los posts?
Por supuesto, los botones sociales ayudan, pero es insuficiente.
El verdadero secreto está en encontrar los puntos más fuertes de tu contenido, y añadir justo debajo un botón que diga “Tuitea este truco”, o algo similar (y relacionado con tu temática y post).
Piénsalo un momento: Si de todo un contenido de 2000 palabras solo hay un truco de 300 palabras que te ha llamado la atención… ¿Estarías dispuesto a tuitear todo el artículo? Seguramente, una vez acabes de leerlo (si llegas al final), no te compense.
Sin embargo, si justo después de cada pequeño truco le das la opción al usuario de tuitear “ese” truco (aunque, en la práctica, esté compartiendo todo el artículo), es mucho más probable que lo haga.
Además, hay una razón que los más “prousuario” me discutirán, pero que es bien clara: Mientras más visibles sean los botones de compartir, más fácil será que los usuarios compartan. Si tienes 10 botones a lo largo del artículo que incitan al tuit, es mucho más probable que lo consigas que si solo tienes uno.

7. Consigue más tráfico orgánico… ¡Sin mejorar los rankings!

organictraffic

¿Cómo? Mejorando el CTR, por supuesto. Te sorprenderías de las veces que un usuario le da clic al segundo resultado de Google en lugar de al primero porque el título es más sugerente y la descripción más sencilla.
Para mejorar el CTR, tienes que seguir un par de pasos muy sencillos:
Primero, abre todas las páginas importantes de tu sitio web (si son todas, pues mejor), y escribe una Meta Descripción para cada una de ellas. Si no lo haces, Google crea una descripción según le parezca más oportuno a él. Y, por lo general, es una descripción que no querrías ver ni en pintura.
Con una descripción limpia y clara, el usuario estará más tentado de hacer clic. Si, además, añades un toque de misterio o le ofreces algo con entusiasmo, el clic está asegurado.
Por otro lado, edita el título también, y añádele un toque de velocidad. Cuando alguien busca en Google, lo que quiere son respuestas rápidas y claras. Así que dile en el título y en la descripción que con el contenido de tu artículo, podrá resolver su problema en ese preciso momento.

8. Si tienes un ecommerce, sírvete de Amazon

amazon

No nos vamos a engañar, con un gigante como Amazon ocupando las primeras páginas de los resultados de Google, no es fácil tener un ecommerce a día de hoy, y mucho menos rankearlo.
Sin embargo, existen muchos pequeños ecommerce que se hacen un hueco en las SERPs. ¿Quieres saber cuál es su secreto?
Atacan long tail keywords que sus competidores ni siquiera conocen. Y uno de esos competidores, por supuesto, es Amazon.
Supongo que cuando eres un gigante de la talla de Amazon, no te preocupas por las keywords menores, y te centras en las más grandes. Sin embargo, para un pequeño negocio, atacar una multitud de long tail keywords puede traerte una cantidad de tráfico espectacular con mucho menos esfuerzo.
Para sacar partido de Amazon en esta estrategia solo tienes que hacer lo siguiente:
Primero, buscar en Amazon un producto que tú también vendes.
Segundo, esperar a que Amazon te muestre términos de búsqueda relacionados (al estilo de Google Suggest).
Tercero, copiar esas keywords y buscarlas en Google.
Cuarto, comprueba si los resultados de las SERPs son menos o más competitivos que los que había para la keyword original.
No hace falta que expliquemos aquí (porque es algo sabido por todos), que es mucho más fácil posicionar “comprar iphone barato” que “comprar iphone”, y que “iphone” es más difícil que “comprar iphone”.
Además de ser más fácil posicionar, como las long tail keywords suelen estar más enfocadas a la compra y son más específicas, tienden a convertir mejor.
Dicho esto, lo único que tienes que hacer es crear fichas de producto y categorías adaptadas a estas keywords long tails.
Por supuesto, esta técnica puede utilizarse para blogs, solo que, en lugar de utilizar Amazon Suggests, hay que utilizar Google Suggests. Me he centrado en el ecommerce porque sobre cómo encontrar keywords long tail para tu blog, hay un millón de artículos muy buenos en la red.

9. Cuida los subtítulos como si fueran títulos

captar-la-atencion

No hace falta que te explique que un contenido bien estructurado, con unos buenos subtítulos organizando la información, es mucho más fácil y cómodo de leer que uno que tiene todos los párrafos amontonados uno encima de otro.
Esto es algo que sabe cualquier redactor. Sin embargo, hay algo que no sabe todo el mundo, y es que, cuando escribes un subtítulo, tienes que cuidarlo como si fuera un título.
¿Qué quiero decir?
Que se hace mucho hincapié en que los títulos deben ser atractivos, bien escritos, que causen emoción y ganas de leer, etc. Sin embargo, cuando pasamos a los subtítulos, nadie habla de ellos.
¿Por qué?
Porque la mayoría de la gente ve los subtítulos como una forma de organizar la información. Sin embargo, yo quiero que los pienses, además, como una forma de enganchar al lector para que lea lo que vas a contarle debajo.
Es decir, utilízalo como si fuera un pequeño título dentro del artículo. De esta forma, engancharás más al lector, y aumentará su tiempo en la página.
Una buena forma de hacer esto es, por ejemplo, incluir el beneficio que puede extraer el usuario en el subtítulo. Decir, por ejemplo, “Con esta técnica obtendrás un 20% más de ventas”, hace que el usuario quiera leer dicha técnica mucho más que si te limitas a decir “Técnica de promoción social”.

10. Usa títulos que combinen varias keywords

titulos

Esto no siempre es fácil, pero, por ejemplo, fíjate en el título de este post. Perfectamente puede posicionar por los términos SEO, Copywriting y “lograr tráfico” (o alguna variación). Si le hubiese llamado “15 formas de escribir un mejor blog”, que es lo típico que puedes encontrar por la red, no tendría tantas opciones para posicionar.
Y lo cierto es que podría haber utilizado ese título, porque, al fin y al cabo, de eso trata este artículo, de aprender a escribir de forma que a Google le guste más tu blog (fundamentalmente). Pero dándole un poco más de vida al título, se puede luchar por obtener posicionamiento en otras búsquedas.
Para aplicar esta técnica, además de tenerlo en cuenta en tus próximos posts, puedes hacer lo siguiente:
Busca en tu blog aquellos posts que actualmente tengan un título corto (por ejemplo, hasta 40 caracteres), y añade una o dos palabras que tú creas que tu audiencia puede utilizar a la hora de realizar una búsqueda relacionada.
Por supuesto, si hablas de link building y tu título no tiene el término “SEO”, es una buena idea añadirla. Sin embargo, también puedes utilizar expresiones, tales como el año en el que publicas el artículo, el término “Cómo” (ya sabes, la gente busca más “cómo hervir patatas” que “hervir patatas”), y otros términos como “review”, “top”, “lista”, “trucos”, etc.
De esta forma, posicionarás más fácilmente para aquellas personas que utilicen esos términos al hacer la búsqueda, seguirás apareciendo en las búsquedas originales, y, además, si añades variaciones, aparecerás en otras búsquedas por las que antes no aparecías.
¡Un extra de tráfico sin apenas trabajo!

11. Aumenta todavía más el tiempo en página con esta técnica

Ya te he hablado del truco de las expresiones con pegamento. Sin embargo, voy a darte otro pequeño truco con el que conseguirás que los lectores que llegan desde Google pasen todavía más tiempo en tu página.
Este truco consiste en aplicar una técnica de copywriting bastante conocida en el mundo anglosajón, pero que no se utiliza tanto como deberíamos en el mercado hispano. Se llama la ténica APP, y es el acrónimo de Agree, Promise y Preview. Es decir, Acuerdo, Promesa y Prevista (o ejemplo).
La técnica consiste en, primero, plantear un acuerdo con el lector. En este punto, la idea básica es conseguir que el lector sepa que estás entendiendo su problema, de forma que diga “Sí, eso es justo lo que me pasa”.
Por ejemplo, supongamos que tu post trata sobre cómo educar a un perro que no hace caso. Un buen acuerdo en esta fase del post, podría ser:
Si estás leyendo este post debes estar pensando algo así como: Este maldito perro no me hace caso salvo cuando tengo comida en la mano, ¿verdad?”.
Si alguien ha llegado a tu post sobre “Cómo educar a mi perro”, resulta bastante evidente que, al leer esa frase, solo podrá pensar “Sí, eso es justo lo que me pasa”. Es decir, estás estableciendo un acuerdo.
Después de haber alcanzado un acuerdo, un consenso entre los dos acerca de cuál es su problema, toca prometerle que tú eres capaz de ayudarle a resolverlo. Debes presentarle la solución de forma que, por un momento, vea que el mundo puede mejorar:
No te preocupes, es algo más habitual de lo normal. Si sigues leyendo, aprenderás las técnicas y los comportamientos necesarios para que tu perro te haga caso siempre en solo dos semanas”.
Una promesa clara y concreta. En primer lugar, le dices que él no está solo con ese problema, lo cual siempre ayuda. En segundo lugar, con esa frase, da la impresión de que lo dices por experiencia (o bien porque te ha pasado, o bien porque has tratado con mucha gente que tenía ese problema).
Después, le dices claramente que en ese post encontrará las respuestas a su problema, lo cual hará que quiera leerlo. Le explicas qué es lo que va a aprender (técnicas y comportamientos). Le dices qué conseguirá (que el perro le haga caso en cualquier momento). Y, lo más importante, le dices en cuanto tiempo lo conseguirá (dos semanas).
Esto último es fundamental. Debes aportar algo tangible y concreto como promesa. No importa que sea un plazo de tiempo, una tasa de conversión, una cantidad de dinero como beneficio, etc. Pero debes ofrecer algo concreto. De esta forma, al lector le resulta mucho más sencillo comprender el beneficio que alcanzará.
Por último, toca darle un ejemplo, una prevista, algo que si el lector piensa “No creo que vayas a cumplir tu promesa”, le haga cambiar de opinión. En este punto no tienes que andarte por las ramas, tienes que explicarle en un par de líneas o en un vídeo breve lo que le vas a ofrecer.
Por ejemplo, en este caso, podríamos añadir un vídeo de un minuto donde se viera el comportamiento original de un perro al que educaste (donde no hacía caso), y cómo con tu entrenamiento consigue serenarse y hacerte caso.
En apenas un minuto o dos minutos de lectura y visionado de un vídeo, el lector está completamente enganchado y listo para devorar al 100% tu contenido.

12. ¡¡Más LSI Keywords!!

lsi-keywords

Ya hemos hablado de las LSI Keywords. Sin embargo, quiero explicarte cómo conseguir tantas LSI Keywords como sea posible para tus artículos. Y es que este punto es importante, porque te permite posicionar mejor por una palabra clave, pero, a la vez, te permite posicionar por otras palabras clave que, originalmente, no tenías en mente.
Después de aplicar lo que ya he comentado en el anterior punto dedicado a las LSI Keywords, ahora toca el punto de acudir a Übersuggest u otra herramienta similar. Ya sabes cómo funciona esta técnica para encontrar palabras clave de cola larga: Colocas la keyword original, y extraes aquellas de cola larga.
Cuando lo hayas hecho, las copias, las pegas en un Excel, y del Excel te las llevas a la herramienta de palabras clave de Google Adwords. Allí obtienes el volumen de búsquedas, y te quedas con las que más tengan.
Cuando las tengas, observas cuáles son las que encajan bien con tu contenido, y las añades un par de veces cada una (siempre que quede bien y tenga sentido, claro) en tu post original.
Fíjate que esta técnica puedes aplicarla para tus nuevos contenidos, pero también puedes emplearla para optimizar los que ya tienes publicados. Simplemente, editas los artículos, buscas LSI Keywords y long tails, y las añades… ¡Verás que en unos días tu tráfico aumenta!
Una nota adicional sobre esto: La gente cree que para posicionar una palabra clave, sí o sí, aunque sea long tail, se necesita un artículo específico hablando de esa palabra clave.
Esto no es del todo cierto: Una página 100% optimizada para una keyword long tail, posicionará mejor (por norma general) que tu artículo optimizado para la keyword más genérica. Sin embargo, si tú apareces en segunda posición para dicha long tail, estarás obteniendo un tráfico extra sin apenas esfuerzo, así que merece la pena.
Además, mucha gente se dedica a las palabras clave long tail porque no tiene la habilidad suficiente para posicionar las genéricas. Eso no quiere decir que sean buenas keywords. Una palabra clave de cola larga que solo trae 100 visitas al mes, no te interesa posicionarla vía una página entera para esa keyword. Sin embargo, si todo el trabajo que te supone es editar un post y añadir una palabra en dos o tres sitios del artículo, obtienes 100 visitas por cinco minutos de trabajo. Eso sí puede ser rentable.

13. Inspírate en títulos virales

Bueno, no hace falta que te explique lo importante que son los títulos, ¿verdad? En toda la red hay millones de artículos hablando de lo importante que es tener buenos títulos para captar la atención y conseguir un mejor CTR en Google, y demás.
No me voy a detener en eso. Me voy a detener en explicarte cómo conseguir títulos espectaculares (y es que, sí, ese tipo de artículos te dicen que tienes que tener un buen título… ¡Pero no te explican cómo!).
Este consejo es sencillo: Inspírate con los mejores.
Y los mejores haciendo títulos para enganchar al lector, son los que escriben los títulos de las páginas de noticias virales, como Upsocl.
La técnica es de lo más sencilla. Acude a Upsocl, revisa los títulos, y coge aquel que más te parezca que puede captar la atención de la gente. Después, adáptalo a tu temática. ¡Y listo!
¿Para qué romperse la cabeza buscando el mejor título si otras personas ya lo han encontrado?

14. Hay vida más allá de los subtítulos

laptop

Ya hemos hablado de la importancia de los subtítulos para estructurar el contenido y para enganchar al lector. Ya hemos comentado que un contenido bien estructurado es más fácil de leer.
Pero… ¡La estructura no se reduce a subtítulos!
Cualquier que haya leído una revista o un diario en su vida, sabe que ellos, para organizar la información y el contenido, no se limitan a utilizar subtítulos. Aquí te dejo algunas ideas que puedes emplear en tus artículos para estructurar mejor tu contenido, hacerlo más legible, y, así, evitar que tus lectores se cansen y salgan de la página en la que están:
1. Cajas con citas: Si citas a alguna persona famosa, puedes considerar añadir su frase en una caja de texto diferenciada. Eso relaja la vista del lector, y le hace más sencillo el continuar con tu contenido. Además, puedes considerar el incluir la opción de tuitear la frase, consiguiendo, así, una acción social hacia tu post.
2. Añade cajas con contenido relacionado: Si estás haciendo una lista de técnicas de cualquier cosa (por ejemplo), y una de las técnicas la has desarrollado con mucha más profundidad en otro post, puedes considerar no solamente poner un enlace interno, sino añadir toda una caja diferenciada del resto del contenido donde se explique por qué le interesa al lector ese otro post, además del que está leyendo. Esto te permitirá relajar la vista del lector, y, además, aumentar las páginas por visita (otra métrica importante en el SEO).
3. Añade banners bajo los subtítulos: Esta técnica es algo más costosa en cuanto a trabajo, pero te permite obtener un contenido mucho más elegante, estructurado y profesional. Se basa, simplemente, en añadir un pequeño banner con un diseño elegante debajo de los subtítulos. Si tu subtítulo es “La mejor forma de cocinar las berenjenas”, pues añades un pequeño banner con ese mismo texto y la imagen de una berenjena. Es un poco costoso, pero queda muy bien.

15. Fíjate en los anuncios de AdWords para generar tus títulos y descripciones

En mi opinión, AdWords no debe utilizarse para atraer tantos clics como sea posible, pero hay mucha gente que utiliza la plataforma de publicidad de Google de ese modo, así que puede sernos de utilidad.
¿Por qué? Porque si buscan generar clics y lo consiguen, nosotros podemos replicar su técnica. Para ello, cuando escribas un post, fíjate en los anuncios de AdWords para esa temática, y observa qué palabras clave utilizan y cómo las utilizan.
No solo te permitirá generar un título y una descripción que atraiga más clics, sino que, además, te dará ideas para nuevas keywords por las que posicionar.

Como ves, estas técnicas son aplicables tanto para tus nuevos artículos, como para los que ya tienes publicados. De hecho, si aplicas estas técnicas en TODOS tus posts actualmente publicados, obtendrás un gran aumento del tráfico con tan solo un día de trabajo. Y es que, pudiendo mezclar el SEO con el Copywriting… ¿Por qué íbamos a quedarnos solo con una de las dos opciones?

Actualmente no hay comentarios.

*