Bueno, hoy vengo a darte un poco de caña. Sé que tienes una web, que quieres vender tus productos o conseguir dinero con tus banners de publicidad, pero que no recibes visitas suficientes como para cumplir con esa aspiración. Hoy vamos a ver por qué no recibes tráfico de una forma clara (y espero que no muy dolorosa).

Obtener tráfico web

Obtener tráfico web

1. Nadie te conoce

¿Llevas meses publicando en tu web y apenas recibes tráfico? Muy bien. ¿Qué has hecho para que te conozcan? ¿No tienes ni una simple página de Facebook? ¿No tienes cuenta en Twitter? ¿No trabajas por posicionar determinadas palabras clave?
¿Y cómo pretendes recibir tráfico si nadie te conoce? Es como si tuvieses un negocio genial, pero lo ubicases en mitad de un desierto. ¿A quién vas a vender? ¿A los camellos?
Lo primero que debes hacer es empezar a darte a conocer, ya sea a través de las redes sociales, o explotando los buscadores. La forma es lo de menos, pero debes empezar a hacer que la gente sepa que existes.

2. No aportas nada

Puede que estés trabajando bien el SEO o el Social Media, pero también puede que el contenido que estés ofreciendo no tenga ningún valor adicional. ¿Para qué voy a interesarme en tu sitio web si tengo otros veinte que me ofrecen la misma información que tú?
Este es uno de los mayores problemas hoy en día en internet. Se ha puesto de moda el marketing de contenidos, y todo el mundo escribe contenidos… ¡Pero todos los contenidos son iguales! Ni siquiera se molestan en aportar valor con algo tan sencillo como escribir correctamente…
Así no vas a conseguir nada. Para conseguir tráfico, debes aportar valor. Si no sabes aportar valor, es que estás en un nicho que no dominas, y, por lo tanto, no me equivoco al decir que estás en el nicho equivocado.

3. Aportas algo, pero eres aburrido

Pero puede ser que estés aportando valor y, aun así, recibas muy pocas visitas. ¿Por qué? Porque eres aburridísimo. Si aportas valor pero lo haces como una base de datos, dato tras dato, nadie va a querer leerte.
Hoy en día, en internet, es muy importante lo que ofreces, pero es más importante el cómo lo ofreces. ¿Crees que cualquiera de esos famosos youtubers como El Rubius habrían conseguido los mismos millones de suscriptores si se limitasen a jugar a juegos sin hacer chorradas que causen gracia a la audiencia?
Debes aportar una forma de explicar las cosas que atraiga a la gente y les haga volver cada vez que escribes algo. La otra opción es continuar siendo aburrido, recibir una visita, y que esa visita no vuelva porque estando en tu web le ha dado dolor de cabeza.

4. Aportas algo, eres divertido, pero tu web no ayuda

Ahora bien, puedes tener los dos elementos: Puedes estar aportando valor y puede ser divertido. Pero eso no será suficiente si tu sitio web tarda diez segundos en cargar, o si tiene colores chillones, o si no es fácilmente navegable.
Debes cuidar el diseño de tu web, y también los aspectos técnicos, ya que una mala experiencia de usuario en este sentido, hará que los visitantes que tengas, no vuelvan a pisar tu web. De hecho, puede que los pocos visitantes que recibas, ni siquiera lean tu contenido.
Desde luego, si tuvieses un color amarillo chillón de fondo, o tu web tardase diez segundos en cargar, yo no me quedaría para leer tus publicaciones.

5. Pescas, pero vuelves a dejar los peces en el mar

Y llegamos al último punto. Si todo lo anterior lo tienes bien, pero sigues preguntándote por qué tus visitas permanecen tan estables mientras que otros blogs crecen de forma exponencial, puede que se deba a que estás dejando que esos peces (tus visitantes) vuelvan al mar.
Así, cuando un visitante accede a tu web, la revisa, le gusta el contenido, pero, una vez sale, se olvida de ti. Al día siguiente vuelve otro visitante. Una visita al día. ¿Y si el primer visitante volviera al día siguiente? El primer día tendrías una visita, y el segundo día, tendrás dos.
El truco para conseguir esto es, sencillamente, la fidelización. ¿No tienes una newsletter? ¿Y a qué estás esperando? ¿No tienes relación con tus visitantes a través de Twitter? ¿Por qué no? ¿No respondes los comentarios? ¿Y por qué no resuelves las dudas de tus visitantes?
Si quieres aumentar tus visitas, debes cuidar las pocas que tienes. De esta forma, no querrán irse, pero, lo más importante, volverán porque tú los llamas. No tendrás que esperar a que haya una conjunción planetaria y tu web salga en la primera posición para una búsqueda que esa persona haga en Google.
Simplemente, le dices: “Tengo un nuevo artículo, ven a leerlo”. Y la persona va. En un tiempo récord, tus visitas habrán crecido exponencialmente, porque habrás mantenido las antiguas y habrás conseguido otras adicionales.

Como ves, las razones por las que no recibes tráfico están muy claras. Si no las solucionas, es porque no quieres. Todo el mundo puede aprender a escribir mejor y no ser aburrido, mejorar su web o fidelizar a sus clientes. Si no lo haces, es porque no quieres.

Actualmente no hay comentarios.

*