Es posible que hayas conseguido una gran cantidad de visitas gracias a los consejos que hemos ido dándote en este blog a lo largo del tiempo. Pero las visitas no dan de comer, ¿verdad? Es probable que hayas recibido muchas visitas pero, por alguna razón, no compran tus productos… ¿Qué hacer?
En este artículo, vamos a tratar de darte la respuesta a esa pregunta, explicándote algunos trucos para que las conversiones de tu sitio web se disparen.

Herramientas Growth Hacking

1. Mejora la velocidad de carga de tu sitio web

Ya se ha demostrado en una gran cantidad de experimentos que si tu sitio web tarda más de dos segundos en cargar, estás perdiendo la mayor parte de las visitas que estaban dispuestas a entrar en tu sitio.
Esto es un hecho irrefutable, y debes tener en cuenta que irá a más. Es decir, la gente, a medida que obtiene conexiones a internet más rápidas, espera menos tiempo para que una web funcione.
Por ello, contrata un buen hosting, no sobrecargues tu sitio con scripts que enlentecen la carga, y trata de hacerlo todo fluido y rápido.

2. Espía a tu competencia

Probablemente tú seas un novato en tu sector, porque si fueras un veterano, ya habrías encontrado la forma de aumentar tus conversiones y, por lo tanto, mantener tu negocio viable y estable.
Así que eres un novato. Pero tienes competidores que no lo son. ¿Por qué no vas a sus webs y observas cómo lo están haciendo? Al fin y al cabo, ellos llevan tiempo funcionando, así que algo deben estar haciendo bien.
Copiar no tiene nada de malo. Debes tener presente que cuando llegas a un nuevo sector y eres el chico nuevo del barrio, tú empiezas la carrera desde el punto en el que tus competidores han parado. Todo lo que ellos aprendieron, puedes aprenderlo tú en una fracción del tiempo que ellos necesitaron.

3. Crea una experiencia personal

No hay nada mejor para conseguir conversiones que hacer que la persona que debe convertir se sienta aludida. Es el truco que utilizamos en los emails al poner su nombre en la cabecera. Mientras más personal sea el trato, mejor.
Esto lo habrás visto mucho en las tiendas online, donde los sistemas reconocen automáticamente al visitante a través de cookies, y le recomiendan productos basándose en las anteriores compras.
Ese tipo de cosas ayudan a mejorar las conversiones. Primero, porque es un sistema eficaz (si compró un libro de novela negra, es probable que quiera la segunda parte), y, segundo, porque el usuario se siente bien al ser interpelado directamente.

4. Enfócate en los dispositivos móviles

El PC murió, larga vida al Smartphone.
Bueno, quizá me he precipitado un poco, pero lo cierto es que ya hay más Smartphones y Tablets que ordenadores, así que tiene poco sentido enfocarse únicamente en los ordenadores. Enfócate en ambos, y, si tuvieses que elegir, elige los dispositivos móviles, porque son los que van ganando y la tendencia es que siga siendo así.
Si no optimizas tus sitios para dispositivos móviles, estás perdiendo más de la mitad de las posibles ventas. Si no lo solucionas, después no te quejes de que no vendes. Te hemos avisado.

5. Ve tras las personas que abandonaron tu web

Y aquí entra en juego la técnica del retargeting. El retargeting se basa en la utilización de un píxel de seguimiento que, colocado en determinadas páginas de tu sitio, guarda cookies en el navegador del visitante para, después, seguirlo por toda la red con anuncios.
Por ejemplo, si el usuario estuvo en el carrito de la compra pero, por cualquier motivo, no terminó de comprar, puedes hacer que durante la próxima semana tus anuncios aparezcan en toda la red, de forma hipersegmentada (únicamente se le mostrarán a él, a nadie más).
¿El resultado? El usuario acaba volviendo y realiza la compra. Al menos, sucede así la mayor parte de las veces.

Como ves, siguiendo estos sencillos trucos, podrás optimizar tus ratios de conversión, y eso se traduce en una mayor cantidad de euros ganados a final de mes, que, al fin y al cabo, es el objetivo de todos los que tenemos un negocio a través de internet.

Actualmente no hay comentarios.

*