Que existan diferencias entre leer un texto en un libro y en una página web no creo que sorprenda a nadie a día de hoy. La vista se cansa más, en la web exigimos más imágenes, etc…
En el artículo de hoy voy a darte algunas razones por las que tus lectores encuentran una tarea ardua el leer tu blog y cómo arreglarlo.

Ideas para Escribir

1. No usas espacios en blanco

En los libros no se hace necesario utilizar espacios en blanco, pero en la web, sí. Varios estudios han venido a demostrar que la comprensión del texto aumenta en un 20% si se utiliza un espacio en blanco de tamaño aceptable entre los párrafos.
Para solucionar este problema, sencillamente, deja un espacio en blanco entre los párrafos, aplicando un salto de línea.

2. No utilizas encabezados

Las etiquetas H1, H2, H3, etc. están para algo más que para posicionar en Google. El objetivo de estos encabezados es organizar el contenido, de forma que sea más fácil leerlo. Al igual que en el caso anterior, hay varios estudios que demuestran que utilizar encabezados aumenta la comprensión del texto.
Sencillamente, divide el contenido y aplica los encabezados que sean oportunos.

3. Tus párrafos son muy largos

De este problema me he dado cuenta al trabajar, sobre todo, con personas que vienen del mundo académico. Estas personas, cuando publican en su blog, lo hacen con párrafos tan largos como los que utilizan en sus libros y trabajos.
¡De lo que no se dan cuenta es que en la pantalla la vista se cansa antes! Debes utilizar párrafos más cortos, de no más de tres o cuatro líneas, siempre que sea posible (por supuesto, también influye la tipografía y el tamaño de letra que utilices en tu blog).

4. La fuente que utilizas no se lee fácilmente

Dejando a un lado el uso de fuentes extrañas, que está muy bien cuando tienes quince años, el problema más habitual en este campo es que la fuente que se utiliza tiene un tamaño demasiado pequeño, obligando a forzar la vista al lector o a hacer zoom en el móvil.
Revisa la fuente de tu theme, o cambia el CSS para que las letras sean un poco más grandes. Con una fuente de mayor tamaño, resulta mucho más sencillo leer los textos.

5. No usas bullet points ni listas

Las listas y los bullet points ayudan a organizar la información de forma esquemática, lo cual hace que el cerebro recoja la información de una forma mucho más rápida y eficaz. Y el cerebro es vago, por lo que le gustan las cosas sencillas.
Para solucionar el problema, trata de organizar de forma esquemática toda aquella información que puedas en tus artículos.

6. No remarcas o enlazas

Marcar en negrita contribuye a que el lector extraiga lo importante del contenido de forma rápida y con menor esfuerzo, mientras que los enlaces le ayudan a entender dónde puede encontrar más información (además de dar credibilidad a lo que se señala en el anchor text).
Para solucionarlo, practica tu enlazado interno, y trata de marcar en negrita las partes importantes del texto. El objetivo debería ser que el usuario, leyendo los encabezados y las negritas, se hiciera una idea general del texto entero.

7. No incluyes imágenes

Las imágenes en internet son fundamentales. No solo porque contribuyen a que Google te posicione mejor (ya sabes que el contenido multimedia le gusta mucho a Google), sino porque los usuarios agradecen poder “dejar de leer” unos segundos para ver una imagen relacionada con lo que están aprendiendo.
Por ello, utiliza imágenes, pero, más importante, utiliza imágenes relacionadas y con sentido.

Como ves, hay pequeños elementos que conviene optimizar antes de lanzar un blog. Si tú lo lanzaste sin haberlo optimizado, te recomiendo que lo hagas desde ya, aplicando estos pequeños consejos, porque los resultados se notan desde el primer momento.

Actualmente no hay comentarios.

*