En muchas ocasiones, cuando hablamos de Marketing de Contenidos, todo lo que nos viene a la mente son posts largos y, con suerte, algún ebook. La gente concibe este tipo de contenidos como el único, salvo cuando les haces pensar en ello unos segundos… Y eso es lo que quiero que hagas, que pienses unos segundos en si, quizás, tu estrategia de Content Marketing no está funcionando porque estás aplicando el tipo de contenido erróneo.

Quizá tu público sea joven, o quizá tenga poco tiempo como para leer largos posts… Entonces, ¿por qué no ofrecerle infografías en lugar de contenidos escritos?

El poder de las infografías

Infografía

Infografía

Las infografías no son precisamente algo nuevo: Hace ya mucho tiempo que están circulando por internet. Sin embargo… ¿Por qué siguen funcionando? Si fueran una moda de los marketeros, ya habrían muerto. Y, sin embargo, siguen ahí.

Y la razón es simple: Siguen ahí porque funcionan.

El 65% de la población (según varios estudios) prefiere consumir contenidos visualmente que leyéndolos. Solo tienes que pararte a pensar cuánta gente ha visto una película, y cuánta se ha leído el libro. Preferimos los visual.

Además, lo visual es más cómodo de compartir. Puedes poner la infografía completa en Twitter, y no tendrás problemas por los 140 caracteres. También en Facebook, y nadie se quejará de que hayas puesto un “tocho” de texto. Sencillamente, es más cómodo, agradable a la vista y rápido de consumir.

Tres características que son fundamentales en la sociedad de hoy en día.

Creando infografías increíbles

Crear infografías increíbles y que la gente quiera compartir con sus amigos y colegas es mucho más fácil de lo que podría pensarse. Evidentemente, el éxito de la infografía no solamente dependerá de su calidad, sino también del público al que la dirijas.

En cualquier caso, los pasos básicos para crear una infografía son los siguientes:

1. Recoger la información y los datos sobre aquello de lo que vas a hablar.

2. Buscar inspiración para crear algo potente y original.

3. Planear la conceptualización de la infografía.

4. Buscar los elementos que configurarán la infografía (iconos, imágenes, etc).

5. Diseñar. Dispones de varias herramientas con las que puedes hacerlo, aunque una herramienta de diseño gráfico tradicional también te servirá.

6. Promover en redes sociales, webs y blogs.

¿Y solo con eso ya se consigue el éxito?

¡No! Eso solo es el plan de trabajo que debes seguir a la hora de crear una infografía, pero, como suele suceder, el éxito no se alcanza haciendo lo que todo el mundo hace. Hay que añadir algunos pequeños tips y trucos para destacar.

Aquí te dejo algunos, pero no te olvides de inventar los tuyos propios para ser más original que tu competencia:

1. Crea un título que capte la atención: Al igual que en los blogposts o en los emails, el título es lo más importante. Tienes que ser capaz de captar la atención del lector.

2. Mantén la información breve y concreta: Si, precisamente, estábamos diciendo que las infografías triunfan porque la gente no quiere leer… ¿Por qué les haces leer en la infografía? Ofrece información clara, concisa y al grano.

3. Limita el tamaño de la infografía: Es cierto que hay infografías muy largas y que pueden funcionar bien. Sin embargo, en la medida de lo posible, trata de hacerlas pequeñas, que no haya que hacer un scroll infinito para verla entera. Si el tema es muy amplio, divídelo en varios subtemas.

4. Usa espacios en blanco: Los espacios sin información ayudan a que lo que ofreces sea más legible, y, por lo tanto, más agradable a la vista. Recuerda… ¡Una infografía debe ser diferente de una página de un libro!

5. Pon ejemplos: Insistimos: La gente que lee infografías es vaga, y quiere la información clara y fácil, que no le sea difícil de comprender. Los ejemplos, por tanto, serán tus mejores aliados.

6. Ten a tu audiencia en mente: Lógicamente, debes emplear el lenguaje que más atrae a tu audiencia y que mejor engagement te permita obtener con ellos. Tu infografía puede llegar a ser viral, pero al primero que debes enamorar es a tu lector habitual.

7. Genera emociones: Añádele un poco de drama, o un poco de humor. Hazlo emotivo. Y, recuerda, esto no se aplica solo al contenido, sino también al diseño. Haz que a la gente le despierte alguna emoción el hecho de ver y leer tu infografía.

8. Crea tu propio estilo: El problema de utilizar herramientas online para crear infografías es que todas se parecen mucho entre sí. Si vas a orientar tu estrategia de contenidos a las infografías, debes ser capaz de generar tu propia imagen de marca en ellas. Ten tu propio estilo y la gente te tendrá en mente.

9. Firma: Evidentemente, las infografías tienen un autor, y, sabiendo que si se viralizan van a acabar en cien webs distintas y en miles de cuentas de redes sociales, debes firmarlas con tu usuario de Twitter, tu nombre y tu sitio web para que obtengas ese tráfico que tanto te mereces.

10. Utiliza el .PNG: Simplemente, porque la calidad de este formato es mayor y el más adecuado para este tipo de contenidos.

11. Promociona agresivamente tu infografía: No spamees, pero no esperes a que tu infografía se comparte sola. Házsela llegar por redes sociales a todo el mundo que pueda estar interesado, publícala en tu blog, intenta que la publiquen en otros blogs (lo harán, ya que no tiene enlaces salientes y es contenido gratuito),… Has invertido mucho tiempo en la infografía. Ahora, recoge los frutos.

Como ves, un plan de contenidos puede fallar, sencillamente, por el tipo de contenidos que estás utilizando. Las infografías son una buena opción para intentar cambiar el chip y tratar de convencer a tu audiencia por otros medios. Al fin y al cabo, siempre será más cómodo ver que leer… ¡Y más fácil de compartir!

Actualmente no hay comentarios.

*