Uno de los problemas más frecuentes del marketing de contenidos y de su popularidad, es que, a día de hoy, cuando se realiza una búsqueda en Google, se obtienen cientos de contenidos que dicen exactamente lo mismo, pero con diferentes palabras.
¿Cómo solucionarlo? Bueno, en el artículo de hoy vamos a tratar de dar algunas respuestas, aunque no nos vamos a centrar en explicar cómo generar contenidos 100% originales (lo cual es una buena forma, por supuesto), sino en hacer que, pese a estar diciendo lo mismo, parezca que estamos diciendo algo más.

¿Por qué los contenidos se repiten?

Los contenidos se repiten porque la información es limitada, porque existe Google Panda, y porque los redactores cobran por palabras.
Estos tres puntos son los más importantes por los cuales se repiten los contenidos, haciendo que donde podría haber un único texto, haya cien o mil.
En primer lugar, la información es limitada. Por ejemplo, si se quiere crear un texto acerca de cómo publicar una foto en Facebook, las formas de hacerlas, por muchas vueltas que queramos darle, son limitadas.
Pero las posibles webs que quieran hablar de ello, son ilimitadas. En consecuencia, se tiende, inevitablemente, a la proliferación de contenidos que, pese a ser diferentes, dicen lo mismo.
Por otro lado, también tiene la culpa Google Panda. Google Panda nos ha obligado a generar contenidos “nuevos”. Y por nuevos queremos decir “nuevos a ojos de Google”. Eso no significa que sean originales, ni que aporten valor adicional. Con que Google crea que son nuevos, nos sirve.
Por último, está el tema de que los redactores cobran por palabras. Si no fuera así, quizá al redactor le saldría a cuenta investigar más en profundidad un tema y generar nuevos contenidos. Pero, puesto que cobra por palabras, le resulta mucho más sencillo copiar el contenido ya existente y reescribirlo.
Esa es la razón por la que los blogs de empresas, que tienen redactores en plantilla y no cobran por palabras, o los blogs propios donde directamente no se cobra por el contenido generado, tienden a tener contenidos de mayor calidad.
Ahora bien, aclarado lo anterior, ¿cómo conseguir una mayor calidad?
Ya hemos mencionado que una opción es generando contenidos desde cero de forma absoluta, y, de hecho, en alguna ocasión hemos explicado cómo hacerlo. En este artículo no queremos explicar tal cosa.
En este artículo vamos a explicar cómo copiar el contenido ya existente, pero darle un toque que haga que sea nuevo y fresco, que aporte valor, que el usuario que abra los diez primeros resultados de Google sienta que 9 dicen lo mismo, pero el tuyo no.

¿Cómo conseguir mayor calidad?

La mejor forma de obtener mayor calidad es no prestar atención al número de palabras. Si limitas el contenido de antemano, es probable que tu contenido no pase de ser una burda copia de algún contenido ya existente.
Sin embargo, si te permites extenderte, podrás recopilar una mayor información, y aportar un contenido que supone mayor valor para el usuario.
Así, si realizas la búsqueda “factores que influyen en el posicionamiento en buscadores”, seguramente encuentres varios artículos con diferentes puntos al respecto. Alguien mediocre copiaría, cambiando algunas palabras, el contenido de alguna de esas páginas.
Alguien que quiere aportar valor, haría una lista juntando todos los factores existentes y que se muestran en las diferentes páginas, aportando un valor mucho más elevado.
Así que, si quieres conseguir mayor calidad, lo que tienes que hacer es olvidarte de la extensión, y centrarte en dar respuesta a lo que estás planteando, ocupe 500 palabras u ocupe 5000.
Existen, por supuesto, otras formas de dotarlo de mayor calidad, como añadiendo infografías, vídeos, etc. Pero, esencialmente, la calidad se centra en aportar valor, y el valor, en el contenido, es información.

¿Cómo conseguir originalidad?

Conseguir originalidad es un poco más difícil, aunque parezca lo más fácil. Mucha gente se cree que conseguir originalidad es, sencillamente, conseguir que tu texto no lo interprete Google como ya existente… Pero no es así.
Originalidad es ofrecer algo nuevo, que el usuario que lea tu contenido y lea el contenido en el que te basaste no crea que lo has sacado del mismo lugar. Originalidad es que, aunque digas lo mismo que otra página de otro sitio web, la gente quiera compartir tu contenido en lugar del otro.
¿Cómo conseguir esa originalidad?
Bueno, no es fácil, pero se puede hacer. Lo primero que tienes que tener claro es que debes orientarte a alguien. La mayor parte de los sitios web que responden a preguntas típicas, no tienen un target bien definido, porque solo son sitios web destinados a posicionar y generar dinero con publicidad.
Sin embargo, si tú quieres ir más allá, tienes que definir mínimamente a tu buyer persona y saber quién es, si es hombre o mujer, de qué edad, a qué se dedica, qué ha estudiado, cuáles son sus aficiones, qué redes sociales utiliza,…
Ya hemos explicado en más de una ocasión cómo definir a una buyer persona, así que no vamos a explicarlo aquí. Sin embargo, sí te vamos a explicar cuál es su importancia a la hora de obtener un texto más original.
Sencillamente, piensa que, cuando te diriges a una persona a la que ya tienes más o menos definida, sabes qué tipo de humor puedes utilizar con él, puedes hacer referencia a elementos que le has adjudicado, y que probablemente sean ciertos (por ejemplo, si tu keyword es de cirugía estética, es mucho más probable que tu lector sea mujer que hombre), etc.
Además, podrás dejarte llevar por un lenguaje propio, lejos de la típica forma de expresarse, completamente neutral, de los textos que hay circulando por internet.
Gracias a eso, tu texto, aunque esté diciendo lo mismo que otro texto (lo cual no debería ser así, habida cuenta de lo explicado en el punto anterior), lo estará diciendo mejor. Y eso también es un valor añadido.
Por eso, si quieres ganar en originalidad, crea la buyer persona a la que te vas a dirigir, y no tengas miedo de expresarte de forma infrecuente. A la gente le gusta la originalidad, no lo típico.

¿Será suficiente con esto?

Bueno, esta es la gran pregunta. Yo tiendo a pensar que será suficiente, pero ni de lejos será lo más recomendable.
Será suficiente porque te permitirá diferenciarte del resto, tanto aportando valor como utilizando un lenguaje que te permita acercarte más y mejor a tus usuarios, y eso es un punto positivo en sí mismo.
Sin embargo, no será lo más recomendable, porque lo más recomendable es generar tus propios contenidos desde cero, explicando cosas que en ningún otro lugar se expliquen, y aportando valor de verdad.
El problema de este segundo punto es que resulta extremadamente difícil, porque, hoy en día, prácticamente todo está en internet, y, por lo tanto, es difícil que tú seas capaz de ofrecer algo cien por cien nuevo.
Siendo así, resulta harto complicado ofrecer un calendario editorial donde siempre se ofrezca contenido generado al cien por cien por ti.
¿Qué hacer? Una buena forma de tener un blog que aporte valor, se diferencie de los demás, y sea original, es aplicar los dos puntos anteriores a diferentes publicaciones mensuales, y dejar un par de publicaciones extensas, de máxima calidad, a tus conocimientos 100% propios, que no hayas creado basándote en otros textos de internet.
Con ello, sí estarías consiguiendo un blog que la gente ame y estén obligados a visitar.

Como ves, la tendencia lógica en Google es a que todos los contenidos se repitan, porque vivimos en un mundo de información limitada. Sin embargo, con un poco de arte y ganas, se pueden generar contenidos nuevos y, los que no lo sean, hacerlos pasar por contenidos originales de verdad.

  • Bernarda Mendez

    Excelente material, realmente el hecho de tener que generar contenido nuevo nos debe llevar a realizar una extensa investigación del tema

*