Revisando algunas webs de EEUU, hemos encontrado un artículo bastante interesante acerca de una pequeña empresa que necesitaba obtener un buen crecimiento en sus primeras fases. Como es de suponer, pensaron el growth hacking y se decidieron a entrevistar a las personas más influyentes del sector. A partir de esas entrevistas, sacaron algunos consejos útiles, que, en esta ocasión, os traemos aquí para que los tengáis en cuenta.

Growth Hacker

Growth Hacker

1. Trabaja siempre con una hipótesis

Guiarse por los datos y hacer todo lo posible por mejorarlos de forma constante, es una de las mejores formas de llevar adelante un proyecto. Sin embargo, si únicamente te limitas a esto, es probable que estés dejando por el camino una gran cantidad de opciones que, de otro modo, estarían repercutiendo positivamente en tu negocio.
Al margen de los datos, necesitas plantear hipótesis. Esto puede parecer poco importante, ya que en las hojas de cálculo suelen aparecer como un “extra” que no aporta nada, ya que los datos y las métricas se llevan toda la atención.
Sin embargo, las hipótesis son, precisamente, las que te permiten mantenerte consistente y riguroso en tus análisis. Al fin y al cabo, si las hipótesis no sirven de nada, ¿por qué las utilizan los científicos?

2. Si quieres ir a lo grande, debes empezar por lo muy pequeño

Ya hemos hablado de este punto en algunos artículos relacionados con el growth hacking, pero es tan importante, que no podemos dejar pasar la oportunidad de volver a hablar de ello.
Si quieres llevar tu proyecto a lo más alto, y conseguir que una gran cantidad de gente lo utilice y hable de él, necesitas empezar desde lo más pequeño. Y no estamos hablando de que empieces conun grupo reducido de personas. Estamos hablando de que te fijes en las pequeñas cosas.
Una empresa que funciona es una empresa que está optimizada al máximo, cada pequeño elemento, cada pequeño color, cada pequeño copy… TODO. Todo debe estar optimizado para dar los mejores resultados. Las cosas pequeñas optimizadas, cuando se suman, dan como resultado un conjunto consistente y orgánico que funciona.

3. Fallarás muchas veces

Siguiendo los dos puntos anteriores, llegamos al tercero. Habida cuenta de que tendrás que plantear numerosas hipótesis, y que tendrás que realizar muchísimas pruebas para todos esos pequeños elementos, resulta bastante evidente que fallarás. Y fallarás mucho.
Es normal que, si eres una mente inquieta y quieres optimizarlo todo de la mejor forma posible, cometas una gran cantidad de errores. Es normal que creas que el color verde en ese botón funcionará muy bien, y luego funcione mal. Es normal que creas que ese copy no convertirá en absoluto, y después sí lo haga.
Todo eso es normal, y debes tener la capacidad de sobreponerte a ello y ser capaz de soportarlo, porque, al fin y al cabo, es lo que hará que tu proyecto prospere y alcance una gran cantidad de usuarios.

4. Si no aplicas A/B testing, no conseguirás un producto viral

Y el tercer punto, lleva al cuarto: El A/B testing. Si no realizas A/B testing, es imposible que obtengas buenos resultados. Llevándolo a lo absurdo, no utilizar A/B testing es como crear un diseño y dejar ese diseño tal cual durante años, sin realizarle ni el más mínimo cambio a lo largo del tiempo.
Como puedes suponer, esto es una completa idiotez. Si quieres que tu proyecto triunfe, debes estar continuamente modificándolo y haciendo pruebas para ver qué es lo que funciona mejor con tu comunidad de usuarios.
Solo así se consigue el mejor resultado.

Como ves, son consejos bastante sencillos y generales, y algunos de ellos ya los hemos nombrado en ocasiones pasadas. Sin embargo, por lo importantes que son, hemos considerado oportuno volver a recordarlos. Y es que, en el growth hacking, si no te mantienes fiel a unas ideas claras de optimización y crecimiento, puedes perder el norte con facilidad.

Actualmente no hay comentarios.

*