Si tu primer párrafo no está bien escrito, el resto de tu contenido no vale nada. Esto lo tienen muy claro los periodistas, pero no tanto los marketers. Así que si quieres saber cómo enganchar a tu lector desde el primer párrafo, te recomiendo que leas este artículo de cabo a rabo, porque te vamos a dar unos cuantos consejos para lograrlo.

Página en blanco

1. Que tu primera frase sea breve

Es importante que la primera frase que utilices sea breve y contundente (ver punto 2). Debe ser una especie de punchline que haga que el lector siga leyendo, y para eso debe ser breve, para que el lector sienta que el texto es ágil.

2. Di algo fuera de lo común

Siguiendo con el punto anterior, tu punchline debe ser sorprendente, algo inusual. De esta forma, el lector siente curiosidad por seguir leyendo, y puedes empezar a mantenerlo “atado”. Recurre a estas punchlines en aquellos puntos donde creas que el lector corre el riesgo de despistarse y perder el interés en tu contenido.

3. No repitas el título

Si el lector lee el título y luego lee lo mismo en el primer párrafo, lo primero que va a pensar es que eres de los que escribe dando vueltas continuamente sobre el mismo concepto, y un porcentaje de esos lectores, directamente, dejarán de leer. No lo hagas.

4. Dirígete al lector

Utiliza el tú, y dirígete a una única persona. Ya pasaron aquellos tiempos en los que el blogger, desde su pedestal, se dirigía a sus cientos o miles de lectores. Hace mucho que descubrimos que, dirigiéndote a cada lector como si fuera único, se obtienen mejores resultados.

5. Hazla tan corta como sea posible

No hay nada escrito acerca del tamaño óptimo de las introducciones, pero, en nuestra opinión, la mejor recomendación posible es decir todo lo que se tiene que decir, pero de la forma más condensada posible.
Y lo que se tiene que decir, te lo explico en los dos siguientes puntos.

6. Explica, en dos frases, de qué trata tu artículo

Brevemente, di qué es lo que el lector encontrará en tu artículo. Así tiene una idea general, y si eres los suficientemente persuasivo, conseguirás que se queden incluso aquellos que, a priori, no tenían interés en lo que les vas a explicar.

7. Explica, en dos frases, por qué es importante tu artículo

La parte más importante. Seguro que recuerdas aquello de “No expliques las características de tu producto, sino la solución que ofrece y los beneficios que aporta”. Pues esto, más o menos, es lo mismo. Explica qué es lo que el lector podrá solucionar tras leer tu artículo.

Como ves, en este artículo hemos utilizado estas técnicas en el primer párrafo… ¡Y has llegado hasta aquí! Haz la prueba, te aseguro que funciona. Y recuerda, si tu contenido no empieza bien, perderás un alto porcentaje de los lectores.

Actualmente no hay comentarios.

*