Hace ya un tiempo que Matt Cutts apareció para meter miedo a los SEOs y a los bloggers diciendo que el Guest Blogging se estaba convirtiendo en una forma de spam, y que lo iban a poner en el punto de mira.

Es cierto que el guest blogging, cuando se explota, puede dar lugar a granjas de enlaces, pero… ¿A quién le interesa un enlace en una granja de enlaces? Es por ello que el guest blogging no puede morir siempre y cuando se haga bien.

Y no puede morir por la sencilla razón de que es una de las bases de internet: El enlace entre sitios web de la misma temática. De hecho, Google no penaliza aquellos enlaces (según sus palabras) que aportan valor al usuario.

Si yo voy a tu blog de SEO y escribo un buen artículo, y, al final, te digo que si quieres más artículos de ese tipo vayas a mi blog… ¿Te estoy perjudicando o beneficiando? ¿Te estoy aportando valor o no? Es obvio que es bueno para el usuario, y eso Google lo entiende.

En este artículo vamos a explicar la mejor forma de realizar guest blogging en 2015, utilizando todas las herramientas disponibles y sacándole el máximo partido a esta gran forma de obtener backlinks para posicionar un sitio web.

Aclarado esto, si todavía tienes dudas acerca de si el guest blogging es útil o no, deja que te cite algunas ventajas:

1. Los backlinks que obtienes son de sitios con autoridad.
2. La audiencia de otros expertos, te ve como a un experto.
3. Consigues tráfico de calidad y de tu temática.

¿Quién puede no querer estos tres elementos para sí mismo?

¡Empezamos con la guía!

post patrocinado

1. Crea una lista de blogs que ofrezcan Guest Blogging

Antes de empezar a escribir, necesitas saber a quién puedes enviarle tu contenido. Imagina que no encuentras ningún blog dispuesto a que le envíes un artículo… ¿Te lo comerás con patatas? Bueno, siempre podrás publicarlo en tu propio blog, pero creo que se entiende la idea: Antes de lanzarse a la piscina, hay que ver si hay agua.

Para encontrar blogs donde hacer guest blogging, hay nueve estrategias básicas (y, si conoces alguna más, dímela en los comentarios). Vamos a verlas una por una de forma detallada a continuación.

Estrategia 1: Búsqueda avanzada de Google

La búsqueda avanzada en Google permite obtener resultados mucho más concisos que si se realizase una búsqueda normal. El secreto del éxito en esta estrategia se basa en utilizar la palabra clave sobre la que quieres encontrar blogs (por ejemplo, SEO), y añadir, entre comillas, fórmulas que lleven a pensar que aceptan guest blogging.

Por ejemplo:

* SEO “escribe para nosotros”.
* SEO “autor invitado”.
* SEO “envía tu artículo”.

Aquí ya entra vuestra imaginación y lo que seáis capaces de descubrir a base de utilizar footprints en las búsquedas avanzadas de Google.

Estrategia 2: Posts en otros blogs de influencers

Muchos bloggers “famosos”, que tienen cierta autoridad en tu sector y que cuentan con una gran audiencia, gustan de mostrar dónde están colaborando y cuáles son sus aportaciones en otros blogs.

Cuando localices a uno de estos bloggers, es recomendable que vayas anotando los blogs donde escriben, ya que, presumiblemente, son blogs que aceptan guest blogging (al menos, de gente reconocida).

Esto puede llevarse a cabo de varias formas, ya que los bloggers pueden compartir esa información a través de su propio blog, de su newsletter, de sus redes sociales,… El problema, por supuesto, es que no puedes esperar a que te vayan dando esa información cuando ellos quieran, sino que debes ir tú a buscarla.

Por ello, lo primero que debes hacer es utilizar Google y la búsqueda de Twitter para localizar ese tipo de páginas o tuits donde dicen en qué blogs publican.

Por ejemplo, puedes utilizar la búsqueda avanzada siguiente: SEO “posts en otros blogs”, y demás variaciones que se te ocurran. También puedes utilizar el propio nombre del blogger, por ejemplo: Chuiso “posts en otros blogs”.

De esta forma, podrás localizar los blogs donde colaboran. Habitualmente, esos blogs están abiertos al guest blogging siempre y cuando el contenido sea interesante.

Estrategia 3: Google Imágenes

Lo primero que debes hacer para cumplir esta estrategia es buscar a un competidor directo de tu nicho. Cuando lo tengas seleccionado, entras en su Google Plus, y tomas la URL de su imagen de perfil.

Después, acudes a Google Imágenes, pegas la URL en el cajón de búsqueda, y Google te arrojará una lista de webs y páginas donde dicha persona ha escrito algún artículo (habitualmente utilizan el rel=author, por lo que la imagen es la misma).

Apuntas los blogs en tu hoja de cálculo, ¡y ya está! Esta técnica es efectiva, poco conocida, y muy sencilla de llevar a cabo.

Estrategia 4: Twitter y Google +

Las redes sociales como Twitter y Google + son una gran fuente de información, a un ritmo más acelerado que los motores de búsqueda, incluido Google. Es por ello que su utilización también puede ayudarnos a encontrar blogs donde publicar contenido.

No me voy a extender en exceso en este punto, ya que es muy semejante al primero. Consiste en realizar búsquedas avanzadas que arrojen resultados que pueden ser de utilidad.

Por ejemplo: SEO + “he escrito en”. Esta búsqueda podría arrojarnos tuits con el hashtag o la palabra clave “SEO”, y donde quien emite el tuit mencionara a la cuenta de Twitter del blog donde ha escrito.

Estrategia 5: Ingeniería inversa

Esta técnica se basa en la idea de “robar” enlaces a la competencia. Si sabes algo de linkbuilding, sabrás que una de las técnicas más efectivas consiste en investigar mediante Ahrefs u otro sistema para evaluar enlaces, y tratar de replicar esos enlaces.

Si lo que estás buscando son blogs para realizar guest blogging, puedes realizar este análisis a los competidores de las dos primeras páginas de las SERPs, y ver en qué blogs de tu nicho han publicado algún artículo para obtener su enlace.

Después, solo tienes que añadir esos blogs que ofrecen guest blogging (o eso parece) a tu hoja de cálculo.

Lo mejor de esta estrategia es que puedes localizar sitios que no ofrecen abiertamente la posibilidad de guest blogging, pero a los que puedes convencer si tienes un contenido muy potente.

Eso se traduce en sitios web con menos enlaces salientes, y, por lo tanto, mayor fuerza para el enlace que tú obtengas.

Estrategia 6: Bitácoras.com

La web de Bitácoras es una de las más importantes en cuanto a blogging. Cada año realizan un concurso para encontrar los mejores blogs de cada sector, tienen alto tráfico, etc.
Lo más importante para nosotros es que Bitácoras ofrece un ranking con los mejores blogs de cada temática. Además, te permite realizar búsquedas, de forma que obtengas el ranking de los mejores blogs para una temática concreta.

Por supuesto, no todos los blogs que encuentres ahí ofrecerán la oportunidad de hacer guest blogging, pero es una forma rápida y sencilla de obtener una buena lista de blogs, y solo con que un 10% estén dispuestos a que publiques tu artículo en su blog, ya habrás conseguido bastante.

Estrategia 7: Ofrece tus posts a quien te comenta

Esta estrategia funciona especialmente bien una vez ya has aplicado las anteriores y cuentas con unos cuantos guest blogs en otros sitios web. Por lo general, puesto que dichos blogs tienen una gran audiencia, también cuentan con una gran cantidad de comentarios.

Si tu contenido ha sido bueno, es de esperar que haya una gran cantidad de personas comentando en tu artículo… ¡Y muchos de ellos comentan poniendo el enlace a su web en el nombre!
Simplemente, puedes acudir a sus webs, y enviarles un correo electrónico ofreciéndoles la posibilidad de escribir un artículo para ellos.

Esta estrategia tiene un ratio de éxito muy elevado, ya que, al fin y al cabo, la gente a la que contactas se ha tomado la molestia de comentar uno de tus contenidos, por lo que es de suponer que les ha gustado.

Por otro lado, ten en cuenta que estos blogs no suelen tener tanta fuerza como los que puedes encontrar mediante las estrategias citadas anteriormente. Sin embargo, son enlaces que siempre son bienvenidos, y, además, estarás haciéndote un nombre en tu nicho… Yo no despreciaría esta estrategia en absoluto.

Estrategia 8: Busca listas ya hechas

Pese a que yo prefiero buscar los blogs por mí mismo, ya que ayuda a que no estén tan spameados, lo cierto es que es perfectamente válido y se pueden encontrar muy buenos blogs utilizando listas prefabricadas.

Gente que escribe artículos sobre guest blogging como este y que añade una lista de blogs y webs que ofrecen guest blogging (yo no voy a hacerlo, ya te he dicho que a mí me gusta más localizar los blogs por mí mismo, y creo que tú deberías hacer lo mismo). En esas listas, puedes encontrar oro.

Simplemente, puedes realizar una búsqueda en Google con los términos: SEO “sitios que aceptan guest blogging” o relacionados. De esta forma, podrás obtener aquellas webs que en algún momento han hablado sobre el guest blogging y que han dado una lista de sitios web que ofrecen esta opción.

Estrategia 9: Por la cara

Esta es la estrategia más bruta, pero, a la vez, la más efectiva. Sencillamente, antes de empezar a buscar blogs en sí mismos, busca a los influencers de tu sector. Haz una buena lista, de los más conocidos a los menos conocidos, y crea un Excel con su nombre, su correo electrónico y su web o blog.

Después, cuando tengas bien hecha la lista, les mandas un correo electrónico a todos ellos diciendo algo así como “Hace poco llegue a [la web del influencer] y, la verdad, devoré el contenido a una velocidad de miedo. Me gustaría saber si has escrito algo más en otros blogs o donde podría encontrar más contenidos tuyos”.

Algo así, un poco más cuidado y más elegante, y conseguirás que los propios influencers te respondan dándote una lista de blogs donde han colaborado. Simplemente, añades esos blogs a tu lista de blogs targeteados, ¡y listo!

Como ves, estas nueve estrategias para conseguir blogs donde poder realizar guest blogging son muy sencillas. Dedicándole una semana a crear tus listas de blogs, estoy convencido de que conseguirás una buena cantidad.

2. Investiga esos blogs

Ahora que tienes una lista importante de blogs que aceptan (o pueden llegar a aceptar) guest blogging, es hora de que refines y organices la lista, de forma que de un vistazo sepas cuáles son los que te darán un enlace más fuerte y cuáles te darán un enlace más débil.

En mi opinión, no es recomendable eliminar ninguno de esos blogs (a no ser que sean puro spam, claro), ya que, aunque cuenten con una audiencia pequeña, poca autoridad, etc., un enlace siempre vale la pena, y, además, estarás teniendo presencia en otro blog más dedicado a tu nicho.

Los pasos que puedes seguir para refinar tu lista de blogs, son los siguientes:

Paso 1: Separar ganadores de perdedores

Aunque yo no estoy a favor de que ignores los blogs menos importantes, lo cierto es que los primeros a los que debes apuntar son los grandes. Por ello, es importante separar los blogs fuertes de los débiles.

Aquí tienes una lista de elementos que te ayudarán a diferenciar los blogs potentes de los débiles:

1. Perfil de enlaces potente (medido con Ahrefs, por ejemplo).
2. Relacionados con tu temática.
3. Solo publican contenido de calidad.
4. Tienen una audiencia real y constante.
5. Pueden ofrecerte tráfico, además de un enlace.
6. El enlace podrá ser contextual (es decir, no lo dejarán en la bio del apartado “Autor invitado”).
7. Tienen una comunidad aceptable en Facebook y Twitter.

Estos son algunos puntos que te ayudarán a identificar qué blogs son más potentes. A partir de ahí, puedes ordenar los resultados y tú mismo decidir a qué blogs apuntas. Hay quien preferirá ignorar al 100% todos aquellos blogs más débiles, y hay quien preferirá dedicarles un artículo aunque sea menos extenso o profundo que los dedicados a blogs más potentes.

Eso ya es asunto tuyo.

Paso 2: Que sepan quién eres

Con los blogs pequeños esto no te ocurrirá, pero con los blogs más grandes, es probable que te encuentres entre una gran cantidad de solicitudes de guest blogging. Es por ello que, antes de ponerte en contacto para hacer tu oferta, es preferible que los dueños de esos blogs sepan quién eres y qué haces.

Este trabajo requiere algo de tiempo, ya que consiste en ganarse un poco la confianza del dueño del blog y que le suene tu nombre, que vea tu contenido, etc. Por ello, es recomendable hacerlo solo con los blogs más fuertes, a fin de no perder demasiado tiempo.

La forma de hacerlo es sencilla: Contacta con ellos a través de Twitter, comenta en sus blogs, envíales algún email,… La idea es que les suene tu nombre, que se interesen (aunque sea mínimamente) por tu contenido, etc.

De este modo, cuando reciban tu email ofreciéndoles el guest post, te mirarán con otros ojos, y, además, si el contenido que publicas en tu sitio es bueno, será mucho más probable que te acepten.

Paso 3: Busca el tema perfecto para tu guest post

Una vez ya has ordenado tus posibles blogs donde realizar guest blogging, llega el momento de idear los posibles temas a tratar en cada uno de ellos. Piensa en cuatro o cinco títulos para cada uno de esos blogs. Si tienes 10 blogs, pues piensa 50 títulos.

La clave en este punto es entender la audiencia del blog en cuestión. Puede que tu sitio se dedique al SEO Black Hat, y un enlace en un blog de SEO en general, puede venirte bien, pero si la mayoría de la audiencia de dicho blog está interesada o acostumbrada a contenidos sobre SEO White Hat, lo mejor es que te centres en eso.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que, si no te adaptas a la temática del blog y ofreces al blogger un tema que le interese a tu audiencia, no te va a dejar publicar en su blog. Así de fácil.
Aquí te dejo algunos elementos que puedes tener en cuenta para elegir los mejores temas para cada blog:
1. Nivel de conocimiento de la audiencia: Por ejemplo, no es lo mismo el blog de Chuiso, que es para gente con un nivel de conocimiento de SEO medio-alto, que el blog típico de marketing donde los artículos de SEO son muy generales. Tienes que ajustar lo que explicas en tu artículo al nivel de la audiencia del blog.

2. Busca contenidos de dicho blog: De esta forma, sabrás que tipo de contenido es el que le funciona, y podrás adaptarte a ello. Puedes utilizar herramientas para ver qué contenidos fueron los más compartidos, y tratar de hacer algo de ese estilo pero con personalidad propia.
3. Lee los demás guest posts: Analiza de qué han hablado los demás autores invitados. Puede que no te dé demasiada información, pero quizá extraigas buenas ideas acerca de qué es lo que busca el webmaster en los autores invitados.

4. Analiza los últimos contenidos: Tu presencia como autor invitado debe destacar, así que si durante los últimos días o semanas, en dicho blog, se ha hablado sobre growth hacking, no trates de ofrecer un artículo sobre ello (aunque sea desde un punto de vista diferente). Ofrece algo fresco y diferenciador.

Paso 4: Estándares de Guest Posting

Algunos blogs (especialmente a medida que se van haciendo más potentes e importantes) cuentan con estándares para los guest posts. Es decir, te dan indicaciones claras y concisas acerca de cómo quieren los artículos.

Esto se hace para que todos los posts, aunque sean de diferentes personas, cuenten con la misma apariencia, de forma que al lector le resulte más sencilla la lectura de varios artículos seguidos aunque sean de autores distintos.

Como puedes suponer, ajústate todo lo posible a dichos estándares. Sería una pena que no aceptaran tu artículo pese a ser buenísimo porque en lugar de dos imágenes solo has incluido una.

3. Atacando

Llega el momento de enviar el email al dueño del blog para ofrecerle tu guest post. Pero antes… Ponte en la piel de dicho webmaster.

Si tienes un sitio web importante y con autoridad, tienes que estar pendiente del post que tienes que escribir, responder en las redes sociales, revisar los emails de la bandeja de entrada… Si tú fueras ese webmaster y vieras el típico email que trata de venderte algo, ¿qué harías?
Sí, la respuesta correcta es: Enviar a la papelera.

Es por ello que tu email tiene que ser claro, conciso y convincente. A continuación te doy una plantilla que puede resultarte de utilidad porque cuenta con esas características. Solo tienes que copiar, pegar, customizar y enviar:

Hola [Nombre],
Llevo mucho tiempo leyéndote. Seguramente viste mi comentario en tu post sobre [temática del post]. No suelo comentar en blogs pero ese artículo era excelente y quería opinar.
Te escribo porque me encantaría colaborar con un artículo en [Nombre del blog].
He estado pensando y se me han ocurrido los siguientes temas, que creo que a tu audiencia les gustarán:
1. [Título 1]
2. [Título 2]
3. [Título 3]
4. [Título 4]
Tengo bastante información sobre estos temas y, además, no están muy tratados en el sector todavía, por lo que son interesantes y novedosos.
Si necesitas hacerte una idea acerca de la calidad que puedo ofrecer a tu blog, te dejo un enlace a un guest post que realicé hace poco [incluir enlace al guest post en el sitio más potente que hayas hecho], y a mi propio blog [incluir enlace a tu blog].
Gracias,
[Tu nombre].

Este email funciona increíblemente bien por las siguientes razones:

1. El email no es genérico, empiezas hablando sobre algo concreto de su sitio.
2. Es claro y conciso.
3. Ofreces unos temas donde él puede elegir. Es decir, es convincente y le ahorras trabajo.
4. No es una “venta” demasiado agresiva.
5. Le ofreces enlaces para que vea tu experiencia y artículos publicados.

4. Los posts

Antes de empezar con esta parte, es importante que diferenciemos entre dos tipos de blogs, que llamaremos los blogs A, y los blogs B.

Los blogs A son aquellos 25 (pueden ser más o menos, es solo para que te hagas una idea) blogs más potentes en tu sector. Aquellos a los que acudes para informarte, aprender, lees habitualmente, etc.

Los blogs B son los demás, que cuentan con unas métricas aceptables, puede ser interesante escribir para ellos, pero que, en muchos casos, no compensa escribir un artículo increíble para ellos (a diferencia de en los blogs A).

Esta diferenciación es importante hacerla porque solo tienes unas cuantas horas al día y crear buen contenido requiere tiempo. Por esa razón, seguiremos dos estrategias diferentes a la hora de escribir posts, dependiendo si son para blogs A o blogs B.

Estrategia para Blogs A

Los posts para los blogs A deben ser mejores que los que publicas en tu propio sitio. Hay una frase que dice algo así como “tus mejores artículos, para los demás blogs”. No se aplica siempre, pero, desde luego, sí debes aplicarlo para los blogs A.

¿Por qué? Porque esos blogs tienen gran autoridad, gran tráfico, gran comunidad, gran números de fans, gran número de seguidores,… Lo tienen todo grande, así que, por un lado, tu artículo va a rendir más en sus blogs que en el tuyo, y, por el otro, te permitirá aparecer como un gran experto en el sector.

Tiene que ser un contenido que el dueño del blog no tenga más remedio que publicar, porque algo tan bueno no puede aparecer en otro blog que no sea suyo. Además, es recomendable que sea medianamente disruptivo o polémico (sin llegar ni de lejos al mal gusto), que pueda generar engagement y debate.

Tiene que ser un artículo que pueda aparecer en la página principal de menéame o algo así. Puede que no lo consigas, pero, mientras escribes, debe ser eso lo que tengas en mente. Crear un contenido excelente.

Al fin y al cabo, los sitios web con autoridad lo son porque únicamente publican contenido de muy alta calidad. Y entre todos esos contenidos, el tuyo debe ser el mejor.
Alguien, llegados a este punto, podría pensar: “¿Y si tan bueno es el artículo que escribo no rendirá más en mi propio blog?”.

No. Si tú publicas ese mismo contenido excelente en tu web sin autoridad, conseguirás… ¿Cuánto? ¿50 acciones sociales? ¿100? ¿200? Publicándolo en un sitio de autoridad conseguirás miles, dicho contenido obtendrá un montón de enlaces (ya que a la gente le resulta más fácil enlazar a un sitio de autoridad que a uno de menos autoridad), y se generará mucha más discusión.

Todo ello hará que el contenido que has publicado en el otro blog tenga una autoridad a los ojos de Google increíble… Y recuerda que en ese post hay un enlace a tu blog.

Hazme caso. El mejor post que escribas, publícalo siempre en otro blog con más autoridad que el tuyo.
Aquí te dejo unos consejos para escribir tus posts para los blogs de tipo A:

1. Extensión es fuerza: Ya hace mucho tiempo que Google adora los contenidos extensos y presta poca atención a los breves. Además, los contenidos extensos tienden a compartirse más, y ofrecen mejores soluciones a los lectores. Para un blog de tipo A, no bajes de las 1500 palabras. Este es un artículo que, en este momento, ya va por las 3600 palabras, y se han explicado multitud de trucos que no son muy conocidos en el mercado hispano. Este podría ser un buen guest post para un blog A.

2. Edita tu post: Que el dueño del blog vea que tienes interés en mantener cuidado su sitio web (de este modo, es probable que te permita seguir publicando en su blog). Cada vez que creas que hay que añadir alguna información, ajustar alguna cosa, etc., edita tu artículo y añade esa información. De esa forma, además de enriquecer el artículo, el dueño del blog te verá interesado.

3. Imágenes, pantallazos y gráficos propios: En un blog de autoridad no cojas imágenes de Google Imágenes. Hazlo todo tú mismo y haz que el contenido tenga un gran porcentaje de elementos visuales. Eso enriquece el artículo y lo hace más profesional.

4. Enlazado interno: Que el dueño del blog no se crea que le estás engañando cuando le dices que eres seguidor de su blog. Utiliza enlaces internos para linkear a sus contenidos más populares y relacionados. Eso, además de enriquecer tu post, hará que el dueño del blog te mire con mejores ojos.

Estrategia para Blogs B

Los Blogs B no merecen tanta atención. Es triste, pero es así. No porque no queramos ayudarles a crecer, sino porque tenemos un tiempo límite al día y es físicamente imposible hacer posts de calidad excelente para todos los blogs que existen.

Por otro lado, tienes que tener en cuenta que dichos blogs, si no tienen tantísima autoridad como los demás, entre otras cosas, será porque no publican un contenido tan excelente. En ese caso, si tú les envías un artículo de calidad notable pero no excelente, ellos lo apreciarán como si fuera excelente.

Además, no son tontos, saben que lo mejor te lo guardas para aquellos blogs de mayor potencial. Para los blogs de tipo B, el simple hecho de que un colaborador de un blog de tipo A esté escribiendo en su blog, ya les da un valor importante. Además, si el contenido es bueno, aunque no llegue al nivel de los anteriores, estarás consiguiendo un bien para el dueño del blog, y un bien para ti mismo.

En cualquier caso, según vayas avanzando en el mundo del guest blogging y empieces a ser habitual en los blogs de tipo A, poco a poco deberías ir desapareciendo de los de tipo B. Sencillamente, porque te sale más a cuenta estar en los de tipo A y no merece la pena perder el tiempo en otros más pequeños.

Es triste decirlo tan claramente, pero es una realidad.

¿Y los enlaces?

Este tema es ligeramente peliagudo. Todo el mundo sabe que un enlace contextual es mucho más beneficioso que un enlace colocado, por ejemplo, en la bio que aparece al final del post. Google le da mucho más valor a los enlaces contextuales porque son más naturales.

La mejor forma de añadir enlaces contextuales en tus posts de invitado es… pedir permiso.
Sí, no tiene más misterio. Si tú envías un contenido de gran calidad de 2000 palabras, es razonable preguntar por la posibilidad de linkear a tu propio blog. El dueño del blog, probablemente, no se niegue. Al fin y al cabo, en principio, no eres una amenaza para él, y, además, estás publicando contenido en su sitio.

En cualquier caso, si quieres garantizarte un mejor éxito, tienes varias opciones:

1. No enlazar en el primer guest post: Si tienes en mente colaborar frecuentemente con dicho blog, puedes publicar uno o dos artículos sin añadir ningún enlace, y, posteriormente, preguntar si en el tercero te deja añadir el enlace.

2. Enlazar en una corrección: Ya hemos dicho que tienes que estar continuamente revisando tu artículo para mantenerlo al día y que el dueño del blog vea que te interesas por él. Puedes hacer la jugada de publicar el artículo de invitado, posteriormente publicar algo relacionado (aunque sea de lejos) en tu propio blog, y, al cabo de unos días, preguntar si puedes enlazar, ya que crees que ese artículo de tu blog puede enriquecer la experiencia de los usuarios.

En cualquier caso, no te recomiendo que trates de engañar al dueño del otro blog, ni que introduzca el enlace por la cara sin avisar. Recuerda que son blogs de mucha autoridad, y si empiezas entrando en el sector de malas maneras, es probable que te peguen un empujón y te saquen del círculo para siempre.

5. Realiza un seguimiento

Una vez has conseguido publicar tu artículo como invitado en un blog de calidad, no debes salir corriendo. Para sacar el máximo partido a un guest post, debes realizar un seguimiento. Aquí tienes algunos consejos para este momento:

1. Responde los comentarios: Es importante que la audiencia del otro blog vea que estás por allí para resolver dudas. De hecho, tan pronto como publiques el post, es importante que dejes tu primer comentario diciendo: “Gracias por la oportunidad de escribir en este blog y que sepáis que estoy por aquí para resolver vuestras dudas” o algo así, de forma que el resto de lectores se animen a comentar.

2. Promociona el artículo: Evidentemente, ya que has escrito un artículo en un blog de autoridad, haz que se entere todo el mundo. Publícalo en tus redes sociales y dale un pequeño empujón. Además, todo el mundo gana: El dueño del blog obtiene tráfico, tú apareces como un experto que publica en sitios de autoridad, y tus seguidores obtienen un contenido de alta calidad.

3. Da las gracias: Es de bien nacidos el ser agradecidos. Si un blog de gran calidad te da la oportunidad de publicar como autor invitado, cuando lo hagas, enviáles un email breve dándoles las gracias.

4. Aplica la técnica comentada anteriormente para localizar blogs donde hacer guest blogging: ¿Recuerdas que habíamos hablado de que echar un ojo a los blogs de la gente que comenta en tus guest posts era una buena forma de localizar blogs que aceptan guest blogging? ¡Es el momento de aplicar esa técnica!

5. Para los más blackhaters: NO recomiendo esta técnica. Pero ya que estoy aquí, comentaré todas las opciones. Ten en cuenta que has publicado en un sitio web de autoridad, es decir, que ese enlace ya tiene mucho valor y, probablemente, con el paso del tiempo obtenga más autoridad por sí mismo. Es por ello que no recomiendo esta técnica, pero la comento para los amantes de lo oscuro:
Puedes comprarle unas cuantas reseñas o realizarle una pequeña pirámide para hacer que esa página en concreto gane una buena autoridad. Me parece innecesario y, además, me parece que tiene numerosos riesgos (y no precisamente por penalizaciones de Google), así que no la recomiendo. Pero tenía que mencionarla, porque sino no lo estaría explicando todo.

6. Bonus tips

Aquí te dejo algunos consejos extra que te vendrán de perlas si ya has llegado a este punto de la guía:
1. Envía tu artículo ya listo en HTML, de forma que puedan copiar el código y pegarlo en WordPress sin que les haga falta optimizarlo ni maquetarlo en exceso. Para las imágenes, puedes utilizar servicios de hosting de imágenes como Flickr.

2. Utiliza un buen nombre para el archivo. No envíes un .txt o .doc que se llame “guestpost12.txt”, porque si yo soy el dueño del blog, sé que solo te interesa hacer una campaña de guest blogging. Mejor envíalo con el nombre “losmejorestrucosdeseo.txt”.

3. Si estás enviando una guía, un tutorial, o un artículo de este tipo, considera la opción de hacer un vídeo explicativo o enviarlo también en formato .pdf para descargar. Estas son las cosas que nadie hace y que dan puntos extras a alguien como tú que está intentando hacerse un hueco a base de guest blogging.

4. Optimiza tu Bio: Ya hemos comentado que es preferible que tus enlaces sean contextuales. Sin embargo, también tienes que tenerlos en tu Bio, para que la gente que se interesa por ti los tenga a mano. En este sentido, haz que tu Bio sea excelente y llame la atención. Es decir, dale al lector del otro blog una razón para ir al tuyo.

Y hasta aquí llega este monstruo de más de 5000 palabras. Creo que no me dejo nada en lo que respecta al guest blogging, aunque si tienes alguna idea o sugerencia que hacer, estaré encantado de leerla y contestarte. ¡Simplemente deja un comentario!

Actualmente no hay comentarios.

*