Supongo que, a estas alturas de la película, no es necesario que hablemos de la importancia que tiene para una empresa el contar con un blog donde exponer toda aquella información que considere relevante para sus usuarios, ¿no?
Sin embargo, no es menos cierto que, desde que se pusiera de moda el marketing de contenidos, muchísimas empresas han empezado a abrir blogs como setas, sin saber muy bien cómo deben escribir sus contenidos para obtener los mejores resultados para la empresa.
Como muchos de nuestros anunciantes recientemente han incluido un blog en sus webs de empresa, hemos pensado que sería una buena idea publicar este artículo, donde explicamos una forma sencilla de analizar en qué situación se encuentra un blog en cuanto a tráfico y conversiones, y cómo, a partir de esa información, mejorar.

Ideas para Escribir

Ideas para Escribir

Lo primero de todo, analiza tus mejores posts

Para llevar a cabo esta técnica, en primer lugar, debes tomar tus mejores posts. Aquellos que más se han compartido en redes sociales, los que más enlaces han recibido, lo que más comentarios tienen, etc.
Para hacerlo, puedes utilizar herramientas como Ahrefs, BuzzSumo, y demás, de forma que tengas información objetiva que te ayude a identificar aquellos 10 posts que mejor te han funcionado.
Por supuesto, deberías estudiar el tipo de contenido que ofreciste, ya que, si son los que mejor han funcionado, intentar replicar esos contenidos puede traerte de nuevo mucha interacción social, tráfico y enlaces. Pero no es ese el tema del que quiero hablar hoy.
Hoy quiero que definas en qué situación está tu blog, en cuanto a lo que aporta a tu empresa. Es decir, vamos a definir el escenario en el que se encuentra tu blog, para poder trabajar desde ahí en su mejora.
Y, en este sentido, solo existen cuatro posibles escenarios:

  1. Poco tráfico pero altas tasas de conversión.
  2. Mucho tráfico y altas tasas de conversión.
  3. Mucho tráfico pero bajas tasas de conversión.
  4. Poco tráfico y bajas tasas de conversión.

Supongo que no hace falta que te diga que tu objetivo debería ser acercarte al punto 2, aunque, como habrás deducido ya, eso es difícil.
Ahora, veamos en mayor profundidad los cuatro escenarios.

Escenario 1: Poco tráfico y altas conversiones

En este escenario muchas personas se asustarían, porque suelen confundirse y creen que lo importante en un sitio web son las visitas, y no hay nada más equivocado que esta percepción. Lo importante de un sitio web es la calidad del tráfico que recibe. Tener poco tráfico pero altas conversiones, indica que tu tráfico es de calidad, y eso es bueno.
Ahora bien, que tengas un tráfico de calidad que te permite obtener buenas conversiones con poco esfuerzo, no es razón para no trabajar en el aumento de dicho tráfico. Es probable que, durante el proceso, tu tasa de conversión baje ligeramente, porque, inevitablemente, la calidad del tráfico bajará ligeramente.
Sin embargo, debes encontrar ese punto de equilibrio que, finalmente, te permita aumentar tus beneficios. Aquí te dejo algunas ideas que puedes aplicar:

  1. Haz que compartir tu contenido sea fácil.
  2. Crea listas de suscriptores y envía una newsletter informando de los nuevos posts.
  3. Optimiza los posts para rankear por palabras clave de tu nicho.
  4. Crea contenido que responda a preguntas que oigas acerca de tu nicho.
  5. Trabaja cuidadosamente el enlazado interno.
  6. Analiza la procedencia de tu tráfico para saber hacia qué canales dirigirte.
  7. Valora la posibilidad de invertir en publicidad online.

Con estos pequeños consejos, conseguirás aumentar tu tráfico sin que por ello disminuya la calidad del mismo. Ten en cuenta que no te interesa tráfico de baja calidad, ya que, si algo bueno tienes, es tu tasa de conversión. Debes atraer tráfico tratando de mantener esa tasa de conversión.

Escenario 2: Mucho tráfico y altas tasas de conversión

Este es el mejor escenario posible. En esta situación, puedes optar por dos cuestiones fundamentales: La primera pivota sobre la cuestión de cómo mantener esas métricas, y la segunda pivota sobre cómo aumentarlas (y si es posible aumentarlas).
Aquí tienes algunas ideas:

  1. Analiza la temática de esos posts, y trata de darles mayor importancia a nivel general en tu blog.
  2. Analiza qué tipo de contenido es (vídeo, texto, podcast,…) y trata de darle mayor importancia a nivel general en tu blog.
  3. Analiza el tipo de promoción que hiciste para esos 10 posts, y trata de hacerlo con todos tus artículos.
  4. Analiza dónde colocaste los CTAs en esos artículos, para replicarlo en otros artículos.

Como ves, en este escenario, lo más importante es tratar de replicar los resultados de esos 10 posts más potentes de tu blog, para que todos los demás funcionen igual de bien. Con ello, conseguirás mejorar tus métricas, o, cuando menos, mantenerlas una vez que esos diez posts dejen de atraer tanto tráfico como actualmente hacen.

Escenario 3: Mucho tráfico pero pocas conversiones

Este escenario es peor que el primero, pero más fácil de solucionar. Es decir, es más fácil aumentar la tasa de conversión, que aumentar el tráfico.
Ten en cuenta, además, que el hecho de que tengas pocas conversiones no indica necesariamente que el tráfico que estás recibiendo sea de mala calidad. Puede ser un tráfico de calidad, pero que, al llegar a tus posts, no encuentra CTAs ni enlaces a donde, en teoría, debería realizarse la conversión.
Por supuesto, también puede ser lo contrario. Puede que lo tengas todo muy claro, pero que, efectivamente, tu tráfico sea de baja calidad. En ese caso, lo que deberías hacer es orientarte a otros canales para distribuir tus contenidos, de forma que obtengas un tráfico más cualificado. Y, en el caso de que el problema sean los contenidos, deberías replantear la estrategia de content marketing.
Si te encuentras en este escenario, estos consejos pueden resultarte de utilidad:

  1. Comprueba si para tus usuarios es fácil realizar la conversión (¿Tienes CTAs en los posts? ¿Enlaces a la compra del producto? ¿Formularios de suscripción?).
  2. Comprueba si el CTA principal de cada post está relacionado con el contenido de dicho post.
  3. Trata de facilitar los procesos de conversión.
  4. Estudia tu embudo de conversión para detectar el punto que no está optimizado.

Con estos consejos, podrás aumentar tus porcentajes de conversión, lo cual te ayudará en el caso de que el tráfico que estás recibiendo sea de calidad y el problema se encuentre en tu sitio web. Sin embargo, en el caso de que el problema sea el propio tráfico, deberías seguir estos consejos:

  1. Comprobar si los canales de distribución del contenido son los más apropiados.
  2. Comprobar si los contenidos generados guardan relación con el producto o servicio ofrecido.
  3. Analizar para qué palabras clave se está rankeando (quizá no estén relacionadas con el producto).

En este escenario, suele ser necesario aplicar los consejos de ambas listas, para garantizar que las conversiones aumentan.

Escenario 4: Poco tráfico y pocas conversiones

Obviamente, este es el escenario menos apetecible para cualquier empresa. Además, es el más difícil de superar, ya que lo tienes todo en contra. Sin embargo, cuentas con la ventaja de que no tienes nada que perder, así que puedes experimentar sin miedo.
La recomendación en este escenario es aplicar los consejos del escenario 1 para obtener tráfico, ya que ese es el primer objetivo, obtener tráfico. ¿Por qué? Porque sin tráfico no puedes tener conversiones.
Ahora bien, deberías hacerlo teniendo en cuenta los consejos dados para aumentar las conversiones en el escenario 3. Así, desde un primer momento, podrás obtener conversiones aceptables, dando el salto de este último escenario al escenario 1 en poco tiempo.
No es recomendable centrarse en una cosa y después en la otra, ya que, estando en esta situación, tienes la ventaja de poder optimizar ambas cosas al mismo tiempo.
¿Qué tiene más sentido? ¿Obtener 10 000 visitas sin conversiones porque no has optimizado al mismo tiempo ese apartado, u obtener 5 000 y tener un ratio de conversión aceptable porque has optimizado ambas cosas al mismo tiempo?
La respuesta es clara.

Como ves, analizando los 10 primeros posts de tu blog, puedes hacerte una idea rápida de cómo está funcionando tu blog en general y qué te está aportando. Ahora, te toca optimizar aquellas partes más débiles para sacarle un rendimiento mayor.

Actualmente no hay comentarios.

*