Alcance contenido

Alcance contenido

El Marketing de Contenidos está perfilándose como el mejor modo de llegar a los potenciales clientes en cualquier sector. Sin embargo, existe una cierta confusión entre Marketing de Contenidos, y la simple generación de contenidos. Esta última, aunque importante, no suele ser suficiente para lograr los objetivos de prácticamente ningún plan de Marketing.

Es por ello que, en no pocas ocasiones, se oyen voces que afirman que el Marketing de Contenidos no es tan efectivo como lo pintan, pero, al analizar un poco más en profundidad sus métodos, uno se da cuenta de que el problema es que, realmente, no se está aplicando una buena estrategia.

¿Y qué parte de la estrategia suele fallar? La de la difusión. Tu contenido, si no está al alcance de los usuarios, no existe.

Es por ello que si tu contenido no tiene el alcance que deseas, debes plantearte algunas cuestiones de las que vamos a tratar en este artículo. Probablemente, tras analizar tu situación y aplicar algunas de las soluciones aquí comentadas, alcances un mayor  público con tus contenidos.

¿Por qué tus contenidos no tienen alcance?

Esta es la primera pregunta que debes hacerte. Dispones de un blog actualizado cada día, en ocasiones, hasta con dos artículos diarios. Pero, misteriosamente, apenas obtienes visitas (mucho menos suscripciones o clientes). ¿Por qué está sucediendo tal cosa?

Averiguar qué es lo que falla, es condición necesaria para arreglarlo. Por lo general, la falta de alcance en los contenidos se debe a un mal posicionamiento en los buscadores, y a una mala o nula gestión de las redes sociales.

Y es que, si escribes contenido y no lo orientas hacia determinadas keywords, o no le das la suficiente importancia en las redes sociales, jamás alcanzarás al público que deseas. Mucho menos lo lograrás si no haces ninguna de las dos cosas.

Así que, primeramente, comprueba y analiza objetivamente si tu labor en el campo del SEO y de las redes sociales está siendo productiva. Si no es así, esos son los primeros aspectos que debes cambiar en tu estrategia de Marketing de Contenidos.

¿Y cómo mejoro esos aspectos?

Por el lado del SEO, te va a resultar imprescindible hacer un buen Keyword Research para averiguar cuáles son las palabras clave relacionadas con tu negocio que más busca la gente en Google.

La verdad, dependiendo de la temática de tu sitio, te sorprenderías de lo fácil que te puede resultar posicionar con tan sólo escribir artículos hablando de un tema en concreto que interese a cierta gente.

Lo importante y principal es que por fin conseguirás el alcance que deseas en el buscador, con el consecuente prestigio en la red y la consecuente visibilidad que gana tu marca.

Por otro lado, si donde estás metiendo la pata es en las redes sociales, te va a tocar empezar a usar Facebook para algo más que para volver a hablar con las amigas del colegio que hoy están de buen ver.

No obstante el tema de las redes sociales es algo complejo: hay muchas, ¿por cuál decidirse? La primera idea, probablemente, sea la de atacar a todas indiscriminadamente. Y como toda primera idea, es una muy mala idea.

Oriéntate a aquellas redes donde va a resultarte más fácil encontrar a tus potenciales lectores. Si tu blog trata de pequeñas reformas en hogares, obviamente tu público es amplio y poco especializado: métete en Facebook. Si tu blog trata sobre dinamización de reuniones en organizaciones gubernamentales (por decir algo que suene  complicado y concreto), empieza por LinkedIn, donde los perfiles profesionales están más segmentados.

Cada perfil de lector tiende a estar más en un tipo de red que en otra, así que el primer paso debe ser definir cuál es tu lector, y el segundo debe ser averiguar por dónde suele moverse.

Y cuando hayas dominado aquella red principal donde suele estar tu lector, y veas los beneficios que obtienes al compartir tus contenidos en ese canal, ya darás el salto a otra red social.

Consejo final

Debes tener en cuenta que, dependiendo de tu negocio, te interesará más empezar por las redes sociales o por el SEO. Siguiendo con el ejemplo anterior, si te dedicas a hablar de reformas en el hogar, te resultará más complicado posicionarte en Google por las palabras clave relacionadas con reformas que la gente suele buscar, que si te dedicas a las consultorías.

Ahora bien, también es cierto que habrá muchas más búsquedas por “reformas para el hogar baratas” que por “consultor de dinamización de reuniones”. Determinar si la cantidad de búsquedas que tiene una palabra clave compensa la dificultad de posicionarla, es algo complicado.

Dependerá del conocimiento que tengas en materia de SEO, de la inversión que estés dispuesto a hacer, de lo activa o no que sea tu competencia, de lo inteligente que seas a la hora de definir las palabras por las que quieres posicionar, etc.

El consejo final es que no te dediques ciegamente a uno de los dos campos olvidando el otro, pero que sí hagas especial hincapié en uno de ellos: aquel que te vaya a resultar más fácil.

Si tienes un perfil muy técnico, te puede resultar fácil aprender nociones básicas de SEO para posicionar tu negocio en Google. Si se te da bien la gente, te resultará más fácil aprender técnicas de Community Management y obtener tráfico desde las redes sociales.

Con eso, y en virtud de la competencia que tengas en cada uno de los sectores, podrás decidir por qué parte empezar.

Así que siento decepcionarte si creías que con generar contenido interesante te iban a llover las visitas y las ventas. El contenido es muy importante, la materia prima, podríamos decir, pero existe un proceso mucho más profundo detrás de todo este mundo llamado Marketing de Contenidos.

Espero que este post ayude a nuestros editores a mejorar su alcance gracias al SEO y a las redes sociales. Si mejoras tu alcance, mejoras tus visitas, y los anunciantes de Publisuites estarán dispuestos a pagarte más generosamente a la hora de publicar un post patrocinado. ¿No es un buen aliciente para intentarlo?

Actualmente no hay comentarios.

*