Qué es el cloaking y por qué no debes aplicarlo en tu web

Twitter
Facebook
WhatsApp
LinkedIn
Email
cloaking en SEO

Cuando queremos posicionar una página web, no todo vale. De hecho, solo vamos a conseguir buenos resultados si el trabajo que hacemos en esta es acorde con las prácticas que le gustan a Google y a otros buscadores. Precisamente por ello, el cloaking es una técnica que está cayendo en desuso y que, además, es duramente penalizada.

Por muy rápido que quieras posicionar una web, recurrir a técnicas de black hat SEO nunca es una buena opción. Al final lo único que vas a conseguir es que Google se dé cuenta de lo que estás haciendo y que te sancione por ello. No obstante, es importante que sepas que es el cloaking black hat para que no caigas en él.

Qué es el cloaking

Se trata de un conjunto de técnicas destinadas al encubrimiento, de ahí su nombre. La idea es mostrar a los robots de los buscadores una versión de la web diferente de la que luego se va a enseñar a los usuarios.

Lo que se produce aquí es un engaño. Quien usa esta táctica le está diciendo a los buscadores que su página cumple los parámetros para estar bien posicionada. Sin embargo, cuando un usuario real llega a la web, no encuentra en ella lo que estaba buscando.

Luego veremos con más detalle algunas razones para no usarlo, pero, por si has tenido la tentación alguna vez de recurrir al black hat SEO cloaking para agilizar el posicionamiento de tu web, te decimos desde ya que esto no es nada recomendable 🚨.

Los robots de los buscadores son cada vez más eficientes a la hora de cumplir su misión y detectan con facilidad este tipo de trucos. Si te descubren, puedes tener por seguro que vas a perder posicionamiento y que luego te va a costar mucho recuperarlo aunque empieces a hacer las cosas bien.

Por qué se utiliza en SEO y por qué no deberías aplicarlo

Si tienes una página web personal o profesional, seguro que ya te has dado cuenta de que conseguir un buen posicionamiento no es una tarea ni sencilla ni rápida.

Pero no todo el mundo tiene paciencia cuando se trata de obtener buenos resultados y llegar hasta la primera página de resultados de Google. Hay quien prefiere usar el camino corto y recurrir al black hat SEO.

Como técnica poco ética, el cloaking fue usado durante mucho tiempo por los webmasters más dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de alcanzar rápidamente la primera página de resultados. Se usaba porque era más fácil engañar a Google haciéndole creer que en la web había una serie de cosas que en realidad no estaban ahí, que invertir tiempo en hacer todas esas cosas que se sabe que sí posicionan bien: crear contenido de calidad, hacer interlinking, buscar enlaces externos, mejorar la navegación por la página, conseguir que la web cargue más rápido, etc.

¿Qué es el #cloacking y por qué no debes utilizarlo? Clic para tuitear

De un tiempo a esta parte, esta práctica ha caído en desuso. La razón es que los bots de los buscadores ya son capaces de comparar la versión de la web que se les muestra a ellos con la versión que verán los humanos.

A medida que los robots han ido mejorando y ampliando sus funciones, es mucho más complicado engañarles. Así que es raro que una técnica de cloaking pueda tener éxito hoy en día.

Incluso aunque llegara a ser efectiva y mejorar el posicionamiento, esto no es nada positivo porque tarde o temprano Google se va a dar cuenta y va a aplicar una penalización.

Por otro lado, cuando buscamos un buen posicionamiento, lo que queremos es atraer tráfico de calidad hacia nuestra web, formado por ese grupo de personas que realmente puede estar interesadas en lo que les ofrecemos.

Si nuestra web no es lo suficientemente buena como para tener un buen lugar en la primera página de resultados, eso quiere decir que los usuarios no van a encontrar en ella lo que necesitan. Es decir, que van a entrar, pero se van a marchar. Tendremos entonces un buen posicionamiento que no nos resulta efectivo porque no da lugar a conversiones.

Proceso y técnicas aplicadas en el cloaking

Agent name delivery

El acceso a una web se da a través de un user agent, que puede pertenecer a un usuario particular o a un programa automatizado (un bot). El servidor detecta el user agent del visitante y ajusta el contenido en consecuencia.

IP delivery

En este caso se muestra contenido diferente en función del lugar de acceso del visitante. A priori es una táctica legal que se usa, por ejemplo, para mostrar ofertas regionales. El problema viene cuando se recurre a la IP para detectar a los bots y mostrarles a ellos un contenido diferente.

Además, ten en cuenta que hay otras formas de incurrir en esta mala práctica. Tenemos, por ejemplo, el cloak marketing que se suele usar en el mailing o el data cloaking en webs con mucho HTML.

Se use como se use, el cloaking siempre es una técnica poco ética que puede traer nefastas consecuencias. Por eso, lo mejor es hacer un SEO de calidad y siempre acorde con las buenas prácticas recomendadas por Google.

Twitter
Facebook
WhatsApp
LinkedIn
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *