Redacción SEO: cómo optimizar contenido para posicionar en Google

X
Facebook
WhatsApp
LinkedIn
Email

Posicionar en los buscadores depende de muchos aspectos, y uno de los más relevantes es contar con una buena redacción SEO. Ahora bien, una cosa es decirlo y otra bien distinta llevarlo a la práctica. Así que toma papel y lápiz porque en este post aprenderás cómo escribir contenidos optimizados que encanten a Google y a tus lectores.

Cualquier especialista en redacción de contenidos tiene claro cómo ganar dinero escribiendo artículos SEO. Desde luego, en el competitivo entorno digital, ya no basta con escribir textos comprensibles y sin faltas de ortografía. Manejar las técnicas de optimización orgánica con soltura y naturalidad es esencial para hacerse un hueco en los mejores puestos de las SERP.

En esta guía de redacción SEO vamos a darte unas pautas para que domines todos y cada uno de los trucos que atesoran los mejores redactores de contenidos. Una vez que los conozcas, el posicionamiento en buscadores dejará de guardar secretos para ti. ¿Te apuntas?

Qué es la redacción SEO

La redacción SEO consiste en redactar y publicar contenidos susceptibles de alcanzar las mejores posiciones en los resultados de búsqueda. Este ansiado objetivo se cumplirá cuando se den una serie de condiciones establecidas por los buscadores para determinar si una publicación es interesante.

Imagina que eres una araña de Google y te encuentras con un contenido redactado conforme a tus premisas. Como bot que eres, te pones supercontento porque deduces que esa página es de las buenas. Así, decides impulsar su posicionamiento para que más gente pueda encontrarlo.

Suponemos que ya te habrás dado cuenta pero, todo lo que integra un briefing de redacción SEO obedece a un mismo fin: escalar posiciones en los motores de búsqueda. A fin de cuentas, un contenido correctamente optimizado le abre las puertas de Google a la URL core de cualquier negocio. Gracias a ello, aumenta la visibilidad online y, con ella, las probabilidades de venta.

Una vez hechas las presentaciones, toca ponerse manos a la obra con los consejos para redactar contenido web optimizado para los buscadores. Con ellos en tu poder, estarás mucho más cerca de coronar los mejores puestos de las SERP. ¿A que ya estás deseando hacerte con estos conocimientos? Pues vamos allá.

11 consejos de redacción SEO para posicionar contenidos en Google

Quien más quien menos sabe lo importante que es escribir contenido SEO-friendly. Sin embargo, también es cierto que en esto del posicionamiento hay muchas falsas creencias. ¡Empieza a separar el grano de la paja con nuestros tips!

1. Encuentra temáticas que interesan a tu audiencia

El objetivo de la redacción SEO es proporcionar contenidos útiles a los lectores. Obviamente, necesitas entender qué quiere tu audiencia para poder dárselo. Será al conectar con ellos cuando estés en disposición de ofrecerles respuestas valiosas a inquietudes reales.

Antes de meterte en harina con la redacción de contenidos, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Quién es tu cliente ideal? (por ejemplo, mujer de entre 30 y 40 años que vive en una gran ciudad).
  • ¿En qué temas está interesado? (por ejemplo, mascotas y medio ambiente).
  • ¿Por qué busca lo que busca? (por ejemplo, quiere comprar algo que haga feliz a su mascota sin contaminar el planeta).
  • ¿Qué quiere encontrar? (por ejemplo, productos ecológicos que aumenten la calidad de vida de su mascota).

Cuando respondes a esas preguntas, todos los elementos de la redacción SEO empiezan a fluir armoniosamente. Con un objetivo bien definido hacia el que dirigirte, te será mucho más fácil encontrar keywords, definir el tono y acertar con la intención de búsqueda.

2. Pon el foco en satisfacer la intención de búsqueda

La redacción web optimizada para los motores de búsqueda responde a un claro propósito: darle al usuario lo que busca. Por eso mismo, nadie se atreve a dudar del papel crucial que juega la intención de búsqueda en SEO. Este concepto debe inspirar desde la elección de keywords y la estructura hasta la CTA.

La intención de búsqueda nos revela por qué el internauta busca lo que busca en Google. Ten por seguro que los algoritmos del buscador saben interpretar perfectamente ese propósito y solo los contenidos susceptibles de satisfacerla alcanzan los primeros puestos en las SERP.

🔸 Intención de navegación

La intención navegacional se produce cuando el usuario emplea una keyword para encontrar una URL específica. Estas palabras clave consisten en marcas o títulos (por ejemplo, «Publisuites» o «Wikipedia»).

🔸 Intención informativa

Decimos que una intención de búsqueda es informativa cuando el usuario la introduce en el buscador para ampliar sus conocimientos sobre un asunto específico. Habitualmente suelen incluir expresiones interrogativas (“cómo”, “qué”, “por qué”, etc.).

Dado que estas búsquedas suelen ser muy generalistas, viene muy bien utilizar algún que otro cluster de contenidos. A sus evidentes beneficios para la redacción web SEO se une su idoneidad a la hora de proporcionar respuestas más completas al usuario.

🔸 Intención comercial

Cuando la idea de adquirir un producto o servicio cruza tu mente, lo más normal es que trates de elegir la mejor opción posible, ¿no? Es entonces cuando realizas una búsqueda con intención comercial en Internet. A esta categoría pertenecen las comparativas, los tops (por ejemplo, » mejores smartphones 2024″) y las reviews.

🔸 Intención transaccional

Las palabras clave transaccionales son aquellas que emplea un usuario que ya está decidido a adquirir un producto o servicio específico (por ejemplo, «iPhone 15 Pro»). Se centran en la adquisición en sí y en el precio (“comprar”, “descuento”, «PVP», etc.). A esta intención de búsqueda responden las fichas de producto y las páginas de ofertas.

3. Estudio y análisis de palabras clave

Como habrás deducido ya, la redacción de contenido optimizado para SEO no iría a ninguna parte sin las keywords. Solo quienes dominan el arte de añadir palabras clave logran posicionar sus publicaciones.

Como es lógico, al investigar las keywords que puedes incluir en tu publicación, quédate únicamente con aquellas que resulten relevantes. En este punto, tu sector y la intención de búsqueda de tu público objetivo serán determinantes, así que no las pierdas de vista.

Elige la palabra clave principal

La keyword principal será el eje central del contenido que redactes (ya puedes imaginarte lo importante que es elegirla correctamente). Al final, será ella la que aparezca más veces a lo largo del texto y la que figure en las ubicaciones estratégicas del mismo.

Esto es lo que debes tener en cuenta para elegir esa keyword principal que guiará la redacción de tus artículos SEO:

  • Intención de búsqueda: qué pretende el usuario cuando introduce esa keyword en el buscador (por ejemplo, «comprar»).
  • Volumen: cuántas veces se suele buscar esa keyword al mes. La URL será más difícil de posicionar cuanto mayor sea ese volumen de búsqueda.
  • Dificultad: cuánto cuesta posicionar esa palabra clave en el top 10 de Google.

Estos dos últimos datos los puedes obtener de herramientas como Ahrefs o Semrush.

Nuestro consejo: si estás empezando, abstente de utilizar palabras clave con alto volumen de búsqueda y gran dificultad (te llevará más tiempo posicionarlas). También es recomendable emplear keywords long tail, porque presentan elevadas tasas de conversión, y tampoco está de más echarle un ojo a las palabras clave por las que están posicionando tus competidores.

Elige palabras clave secundarias

Una vez seleccionada la keyword principal, conviene rodearla de palabras clave secundarias que le hagan compañía. Naturalmente, estos términos de búsqueda deberán estar relacionados con ella. Su inclusión enriquecerá la redacción de tus contenidos y multiplicará tus posibilidades de posicionar en las SERP.

La elección de keywords secundarias se rige por los mismos criterios barajados para escoger la palabra clave principal. Así que debes prestar atención a la intención de búsqueda, al volumen y a la dificultad de posicionamiento.

4. Estructura el contenido para facilitar la lectura

La redacción SEO tiene que ser, ante todo, comprensible y fácil de leer. Por eso, debes estructurar el contenido para facilitarle la vida a todo aquel que pretenda leerlo. Ten en cuenta que el internauta promedio no está por esforzarse.

▪️ Encabezados

Los encabezados H1 (título), H2 (apartados) y H3 (subapartados) son esenciales cuando pretendes dotar a tu contenido de una estructura lógica y bien jerarquizada. Gracias a ellos, los lectores, además de encontrar rápidamente lo que buscan, comprenderán cómo se interrelacionan las ideas expuestas en tu publicación.

▪️ Párrafos claros y concisos

La redacción de contenidos digitales implica usar párrafos cortos, de modo que cada uno de ellos no abarque más de una idea. Hay una buena razón para ello: la preeminencia de los smartphones en la navegación web (cuanto menor es el tamaño de la pantalla, más largos se verán los párrafos). No querrás que tu publicación parezca sacada del BOE, ¿verdad?

▪️ Listados y puntos bullet

Todo lo que rompa la monotonía del texto lineal agiliza y simplifica la lectura. Piénsalo: los listados bullet points funcionan a las mil maravillas en los libros de texto y apuntes, ¿por qué renunciar a ellos en tus publicaciones digitales?

▪️ Texto con formato

Cuando se trata de amenizar la lectura, debes aprovechar todos los recursos a tu alcance. Usar negritas, cursivas y subrayados contribuirá a que tus textos resulten más digeribles para los lectores. Por supuesto, tales formatos solo deben usarse cuando vengan a cuento, según la norma (si la hay) y con moderación.

5. Redacta para personas, no para bots

Un fallo muy habitual en la redacción SEO es volcarse en satisfacer las exigencias de Google… Y se nota. El resultado son textos antinaturales a los que les importa poco el usuario que va a leerlos.

A Google no le gustan los contenidos artificiales que tratan de forzar su algoritmo. Por contra, los textos escritos por y para personas son sus claros favoritos a la hora de posicionar. Además, es bien sabido que sus bots están bien entrenados para detectar y penalizar todo aquello que huela a sobreoptimizado.

Pero más allá del posicionamiento, la redacción de contenidos debe orientarse hacia el usuario para alcanzar su objetivo final: persuadirle. Si el lector siente que el texto no ha sido escrito para él, no podrás convencerle de nada. ¡Por eso nadie duda de la importancia del copy en los textos!

6. Adecúa la extensión del contenido para el usuario

La extensión de contenidos SEO es una de las cuestiones que más mitos acumula entre los gurús del posicionamiento. Puede parecer que la redacción SEO siempre debe procurar que los textos sean superlargos para posicionar mejor, pero no siempre funciona así.

En términos de redacción de contenidos para SEO, la extensión ideal es aquella que baste para saciar las necesidades del usuario. En ocasiones, harán falta 2500 palabras, pero otras veces irás sobrado con 200.

Sin perjuicio de lo anterior, no podemos ignorar el hecho de que, estadísticamente, posicionan mejor los contenidos largos. A fin de cuentas, las publicaciones extensas son ideales para demostrar tu autoridad sobre un tema. Por eso es habitual que quienes ostentan los primeros puestos de Google tengan entre 750 y 1500 palabras (es una media, no una regla).

Un mayor número de palabras también te da pie para lucirte con diversas técnicas de optimización de contenidos que estamos analizando en este post, como con la estructura y el uso de las keywords.

7. Escribe un borrador y reedítalo

Sin lugar a dudas, la redacción SEO es una actividad muy demandante porque implica publicar constantemente en el blog. Aún así, sostener ese ritmo de publicación tan exigente no es excusa para ofrecerle a tu público textos que no estén lo suficientemente pulidos.

Haznos caso: la espontaneidad y el marketing no se llevan bien. Esto va de ofrecerle la mejor versión de tu marca o negocio a tus lectores… Y eso es algo que requiere una concienzuda labor de fondo. Por mucho que domines el arte de la redacción de contenidos, nunca está de más darle otra vuelta a tus publicaciones.

Algo tan simple como escribir un borrador y revisarlo te ayudará un montón a la hora de filtrar posibles errores. Recuerda que solo así podrás ponerte en la piel de los usuarios que leerán ese contenido.

8. Genera enlaces internos útiles

Esa URL que quieres posicionar no es un cajón estanco, está relacionada tanto con páginas externas (link building) como internas (interlinking). ¡Haz valer esa red de contactos para impulsar tanto tu SEO off page como tu SEO on page!

Centrándonos en el interlinking SEO, su conveniencia para reforzar tu posicionamiento orgánico es algo que queda fuera de toda duda. Siempre que estos enlaces internos vengan a cuento obtendrás jugosos beneficios:

  • Los usuarios pasarán más tiempo en tu sitio web.
  • Transfieres link juice de una página a otra.
  • Multiplicas las posibilidades de conversión.
  • Te da la posibilidad de incluir keywords en el anchor text.

La correcta redacción SEO del enlazado interno implica que el texto ancla de estos enlaces sea breve, descriptivo y relacionado con el contenido en el que se incluye.

9. Título y descripción distintiva en la SERP

Hilar muy fino con la title tag y la meta description es una de las mejores prácticas de redacción SEO que puedes implementar. Al fin y al cabo, una y otra serán la tarjeta de presentación de tu URL en la página de resultados del buscador.

Quienes saben redactar títulos y descripciones con gancho son los que, de verdad, consiguen atraer tráfico. De lo contrario, y sea cual sea la posición alcanzada en las SERP, tus potenciales visitantes seguirán adelante con el scrolling. Pero cuidado, no hablamos de clickbaiting, sino de ser capaces de despertar la curiosidad de verdad. Sin caer en esa práctica tan poco recomendable.

Procura cumplir estas pautas para enamorar a tus posibles lectores desde el primer vistazo en las páginas de resultados:

  • Sé conciso: ni el título debería tener más de 70 caracteres ni la metadescripción superar los 160.
  • Haz lo posible por incluir la keyword principal.
  • Huye de expresiones manidas para distinguirte de tus competidores.
  • Trata de conectar con la intención de búsqueda del usuario.

10. Añade contenido visual y llamativo

Las estrategias de redacción SEO trascienden el mero uso de las palabras para atender a la experiencia global del lector. Es por ello que no podemos pasar por alto lo conveniente que es enriquecer el texto con elementos visuales.

La inclusión de contenido visual marca la diferencia cuando queremos que nuestros textos resulten más amenos, relevantes y comprensibles. Asimismo, si apostamos por imágenes de producción propia, lo tendremos más fácil para diferenciarnos de la competencia.

Por supuesto, la elección de un contenido visual u otro debe ser siempre acorde con aquello que pretendes transmitir al lector. El abanico para elegir no podía ser más amplio: vídeos, infografías, emojis, gifs, fotografías…

Si te has dado cuenta, nosotros hemos ido añadiendo a lo largo del texto diferentes contenidos para hacerlo más ameno 😎.

11. Optimiza las imágenes

Tan importante como incluir contenido visual en tus publicaciones es que este esté debidamente optimizado para posicionar en Google. Solo entonces esas imágenes son verdaderas aliadas de la redacción SEO.

La optimización de contenidos para SEO aplicada al contenido visual se refiere a redactar correctamente su título y etiqueta ALT. Si lo hacemos bien, las imágenes y videos aparecerá en las SERP específicos del buscador:

  • Cada imagen debería tener un texto alternativo único.
  • Ve al grano: la extensión del alt text no debería exceder de los 125 caracteres.
  • Utiliza algún plugin para que la imagen tarde el menor tiempo posible en cargarse.
  • Si incluyes una keyword, mejor que mejor.

¿Qué te han parecido nuestros consejos sobre redacción SEO? ¿Te eran familiares o acabas de descubrir alguno que desconocías? Déjanos un comentario para compartir tu experiencia con nosotros.

Cuando buscas resultados óptimos, lo mejor es ponerte en manos de los especialistas. Así, al igual que llamas a un abogado para resolver tus problemas legales, lo suyo es apostar por los redactores para posicionar en Google. Encuentra en Publisuites al redactor especializado que llevará a tus URL a lo más alto de Google.

X
Facebook
WhatsApp
LinkedIn
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *