Cuando te dedicas al Marketing de Contenidos, hay una materia prima fundamental sin la cual no puedes hacer nada: Temas sobre los que escribir. Si no tienes un tema, no tienes sobre lo que escribir, y si no escribes, no tienes contenido.

Resulta una obviedad, pero lo cierto es que todavía hay mucha gente a la que le cuesta encontrar temas sobre los que escribir. Es por ello que en este artículo te explicaré cómo lograr una gran cantidad de ideas en poco tiempo. ¡Presta atención que si parpadeas te lo pierdes!

Ideas para Escribir

Ideas para Escribir

Antes de empezar, algunas normas básicas:

  1. Vamos a buscar cantidad, no necesariamente calidad: Vas a conseguir una gran cantidad de posibilidades para escribir, pero no todas serán igual de buenas. Así que quizá sería oportuno que sumaras 10 minutos a la media hora del título, para eliminar aquellos temas que no son lo suficientemente buenos según tus propios criterios.
  2. Solo vamos a obtener ideas: No nos vamos a centrar en conseguir el título perfecto, ni vamos a estructurar contenidos. Solo vamos generar ideas sobre las que, posteriormente, escribir. Así que no le pidas peras al olmo.
  3. Sé específico: Esta técnica no te va a servir de nada si las respuestas que me des (o que te des a ti mismo), no son específicas. Si te pregunto acerca de cuál fue tu primer trabajo, y me respondes algo tipo “pues fue mientras estudiaba, recuerdo que necesitaba dinero, y…”. No. Sé específico. “Mi primer trabajo fue arreglando ordenadores en la universidad”, por ejemplo.

Así que vamos allá. Sigue los pasos y obtén tantas ideas como puedas:

1. Ve a un sitio tranquilo, sin distracciones ni interrupciones.

No es necesario que sea un templo shaolín. Puede ser una habitación en tu casa, sin móvil ni televisión, y a la hora en que tu vecino no hace ruido.

2. Abre un documento para capturar tus pensamientos

Puedes utilizar Evernote o alguna herramienta similar. Necesitas un lugar donde apuntar tus pensamientos. Si escribes más rápido o te inspira más el papel, puedes utilizar un bloc de notas.

3. Pon el cronómetro en 30 minutos, y que comience la cuenta atrás

Tener un tiempo marcado es imprescindible para hacer las cosas rápidamente y mantenerse enfocado en cumplir un objetivo. También puedes sentirte bloqueado (no todo el mundo soporta bien la presión). En ese caso, para el crono, toma aire, date una vuelta por casa, y vuelve. Con el paso del tiempo y un poco de práctica, dejarás de bloquearte al llevar a cabo este proceso.

4. La fase de las preguntas

Tienes 12 minutos para plantear 25 temas. La mecánica consiste en preguntarte a ti mismo las preguntas que voy a formular, y dar dos respuestas para cada una.

  • ¿Qué te apasiona de tu sector?
  • ¿Cuándo empezaste en tu sector?
  • ¿Por qué tu producto o servicio es el mejor?
  • ¿Qué errores comete la gente en tu sector?
  • ¿Cuál es el mayor reto que existe en tu sector?
  • ¿Qué es lo que permite ser el primero en tu sector?
  • ¿Quién es la persona más exitosa de tu sector?
  • ¿Cuál es la noticia relacionada con tu sector que más te ha sorprendido en el último mes?
  • ¿Qué historias de éxito puedes contar acerca de tu negocio?
  • ¿Qué habilidades permiten a alguien ser exitoso en tu sector?
  • ¿Qué herramientas utilizas para hacer bien tu trabajo?
  • ¿Dónde, cuándo y cómo haces mejor tu trabajo?
  • ¿Por qué disfrutas de tu trabajo?
  • ¿Qué está cambiando en tu sector?
  • ¿Qué procesos o prácticas has perfeccionado?

5. La fase de búsqueda

Tienes 12 minutos para encontrar 25 temas adicionales. La mecánica consiste en buscar en la web ideas que puedan resultarte de utilidad para escribir. Aquí tienes algunas prácticas que pueden ayudarte:

  • Visitar los blogs de los líderes en tu sector.
  • Visitar las webs más importantes de tu sector.
  • Visitar las cuentas en redes sociales de los líderes en tu sector.
  • Buscar trending topics en Twitter relacionados con tu sector.
  • Utilizar Google Autocomplete a partir de palabras clave de tu sector.

6. La fase de reflexión

Tienes 6 minutos para encontrar algunos temas extra. La mecánica es mucho más filosófica. Ahora que tienes 50 temas planteados, tu mente debe estar hirviendo en mezclas y posibles temas adicionales. Apúntalos. Es probable que esos temas sean los mejores.

¿Y ahora qué?

Ahora es probable que tengas unos 60 temas apuntados. Revísalos y quédate con los mejores. También puedes mantener los 60, si consideras que todos son interesantes. Es la hora de empezar a escribir.

Con solo media hora de reflexión bien enfocada, has conseguido ideas para varias semanas. ¿No es sorprendente? ¡Y pensar que normalmente se tarda media hora cada día para encontrar un tema sobre el que escribir!

Un último consejo

No recurras a esta técnica únicamente cuando hayas agotado las ideas que generaste la última vez. Como en todo, la práctica hace al maestro. Trata de generar ideas mediante esta técnica una vez a la semana, y verás como obtienes resultados realmente espectaculares.

Actualmente no hay comentarios.

*